miércoles, 17 de abril de 2013

#NoTabú ¡Upss! Se rompió el condón… ¿Qué hacer?


Una de las mayores desgracias que puede ocurrir en el acto sexual es la ruptura del preservativo. Las mujeres desesperan quedando paranoicas y los hombres atónitos, pasmados y sin palabras, aunque éste, en muchos casos, es su comportamiento natural (jaja). 

Si no es por la gran preocupación de la alta posibilidad de contagio de una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual), entonces es el escenario en donde el hombre se imagina con pañalera encima y trabajando para mantener una boca; la mujer por su parte se pregunta ¿Cómo c**o le digo a mami? Responsabilidades vienen y van, pero como "la mejor solución a un problema es evitarlo" ¿Qué hacer si el preservativo se rompiese?


Si el hombre supiera que con el solo hecho de tener el detenimiento de leer la caja pudiese ahorrarse “semerendo” susto, entonces todo seria mucho más fácil. Además de ignorar lo que dice en el empaque del condón en letras mínimas: “95% de seguridad” tampoco tienen el cuidado de leer las instrucciones de la caja, de manera de saber la forma correcta de su colocación para evitar en lo posible ser ese tan desafortunado 5%, cuando un embarazo es totalmente indeseado.

Mujeres, si pasaron por un desliz y resulta que lo que su pareja se coloco como preservativo fue un colador, pues entonces no tienen otra opción que tomar la píldora del día después o píldora de emergencia (OJO: NO es de uso común, solo casos de emergencia), lo cual debe ser lo mas pronto posible antes de cumplirse las 72 horas después del acto sexual. Como segunda solución, sencillamente hacerse responsable de los actos cometidos ¿Asusta no?

Lo primordial es siempre prevenir realizando una buena colocación, utilizando el lubricante adecuado (a base de agua) y saber conservar el preservativo (nada de billetera). De suceder la ruptura del condón, lo importante es guardar la calma, no entrar en pánico y pensar muy bien el siguiente paso a ejecutar.

Recuerden que 100% seguro es, la mujer cerrar las piernas y el hombre recurrir a su mas vieja amiga (Manuela).

¡Buenas noches!





Crédito a los buhítos: