lunes, 22 de abril de 2013

Prometheus, la inconsciente o consciente precuela


Prometheus (2012) es una película de ciencia ficción y terror, rodada principalmente en Islandia y que cuenta la historia de un grupo de científicos que emprenden un viaje espacial a un extraño planeta recién descubierto, donde sus límites físicos y mentales serán puestos a prueba. El motivo de la misión es que los humanos creen que allá podrán encontrar la respuesta a las preguntas más profundas y al mayor de los misterios: el origen de la vida en la Tierra.

Ambientada en el año 2089, con toda la potencia tecnológica de la época y los recursos de la mano de la Corporación Weyland, el grupo de científicos y exploradores viajan hasta la luna distante LV-223, la única habitable en el sistema planetario del mapa, siguiendo la ruta de un mapa estelar con escrituras de antiguas culturas sin contacto entre ellas.

Ridley Scott, reconocido director británico, regresa con una cinta que, según él mismo, no representa una precuela de su más aclamado trabajo ‘Alien’, pero que siguiendo la línea de conexión, encontramos que el éxito de ‘Alien’ generó una franquicia de novelas, cómics, videojuegos y juguetes, así como tres secuelas (Aliens, Alien 3 y Alien Resurrection), dos crossovers (Alien vs. Predator y Aliens vs. Predator: Requiem) e increíblemente una cinta relacionada con la trama original: Prometheus. Así que Scott, no pudo alejarse de su idea más original con respecto al origen de los humanos.

Desde el punto de vista técnico, la película es espectacular, tremenda, brutal. Los efectos son muy buenos y los sets utilizados para el rodaje son poderosamente grandiosos. Una estrella para la alucinante fotografía de Dariusz Wolski, y otra para el diseño de producción y esos maravillosos efectos visuales.

El problema más grande lo tiene el guión, creando más preguntas que respuestas en lo que casi parece un lujoso episodio piloto televisivo con cliffhanger final incluido, algo que empieza a extenderse peligrosamente en el séptimo arte. Asimismo, es bien débil, no hay atmosfera, tensión, ni desarrollo dramático. Damon Lindelof hizo un gran trabajo en la serie ‘Lost’, pero no estaba cualificado para participar en el ajuste y supervisión del escrito de ‘Prometheus’. A todo esto se le añaden los personajes (
Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce,Logan Marshall-Green, Sean Harris, Rafe Spall, Emun Elliott) poco desarrollados, en su mayoría sin interés y con los cuales es imposible conectar. 

Scott parece no saber dirigir, más preocupado por el aspecto visual de su película que por dar coherencia con sus imágenes a lo escrito, sin causar ningún tipo de sensación al espectador, al igual que el resto de la película.

Lo más increíble del filme es que más allá todo el poderío especial de los efectos y de lo vago del guión, hay directores que siguen realizando películas que muestren o expliquen una teoría más allá de la religiosa o de la de Charles Darwin sobre el origen de la humanidad. Los cineastas aportan una idea sustancial de todo lo que, para ellos, tiene que ver con la vida del ser humano en la Tierra y bueno, es válido que los espectadores le den un voto de confianza a esto, aunque hay quienes ya están seguros de cómo aparecieron los pobladores en nuestro planeta.


Crédito a los buhítos: