domingo, 21 de julio de 2013

¿Sabes qué son Lovemarks?


¿Te han hablado mal de Coca-Cola y te has molestado? ¿Has intentado evangelizar una marca en específico como Apple? ¿Sientes que no hay nada en el mundo como una hamburguesa de McDonald’s?

Existen marcas que crean vínculos un poco más profundos que los de la compra y venta con sus consumidores, esas que crean vínculos emocionales a través de experiencias, sensaciones y relaciones; estas marcas se diferencian claramente de las comunes.

Hablar de calidad ya no es suficiente. Decía Philip Kotler, que la calidad hoy en día debe ser algo habitual, los productos que se hacen diferenciar por su calidad no están haciendo el trabajo completo. Además de esto, en la época en la que las redes sociales están marcando la pauta, los medios digitales se han convertido en una importante arma comunicacional por parte de las marcas siempre y cuando lo hagan bien, “Las empresas que no abracen el mundo digital tienen sus días contados” decía Kotler.

Kevin Roberts, CEO Mundial de la agencia Saatchi & Saatchi, unificó todos estos conocimientos en su concepto de “Lovemarks”:

Roberts, las define de la siguiente manera:

“son marcas que se basan en la confianza, la reputación, los valores y luego evolucionan cuando añaden misterio, sensualidad y dejan de ser irreemplazables para convertirse en irresistibles. Son marcas que no crean lealtad por una razón, sino lealtad más allá de la razón” 


Las Lovemarks son aquellas que nos atraen a través de sensaciones, de experiencias y de compromiso. El sentido de pertenencia es otro de sus más grandes valores, cuando usamos productos Apple, nos sentimos parte de una comunidad, de un grupo de personas con intereses similares y que dan valor a esas experiencias.

Hace unos pocos días discutía con una amiga sobre nuestras cadenas favoritas de hamburguesas, ella defendía a Burger King y yo a McDonald’s y uno de mis mayores argumentos es la experiencia que significa comer en la casita de los arcos dorados, es algo totalmente distinto a lo que ofrece Burger King. Por un lado tenemos hamburguesas de gran tamaño y por el otro tenemos una experiencia que comienza desde que vemos a lo lejos la gran 'M' dorada que caracteriza a la famosa cadena, el aroma del lugar, la atención, el sabor especial de las salsas de sus hamburguesas y sus mundialmente famosas papas fritas. A simple vista parece que fuera lo mismo, sin embargo, McDonald’s tiene más de 73 años contando una historia y haciéndonos parte de ella.

Una marca que tenga entre sus objetivos crear fans, que quiera generar lealtad y un intercambio mucho mayor al monetario debe ofrecer mucho más que un producto de buena calidad, debe generar experiencias, debe bajarse del pedestal y establecer una amena conversación con sus consumidores, debe comprometerlos y darles la oportunidad de formar parte de la historia de la marca.

¿Cuáles son tus lovemarks? Cuéntanos tu historia a través de escribelealosbuhos@gmail.com 
y dinos qué experiencias de este tipo has vivido. 


Crédito a los buhítos: