viernes, 16 de agosto de 2013

La fiesta, definitivamente, será al mejor estilo carnestolendo


La semana pasada tuvimos la cómica sorpresa de conocer el nombre de varios aspirantes a competir, en representación del PSUV, a diversos ayuntamientos municipales. En Venezuela diariamente encontramos el modo de sobrevivir a esta crisis económica y social, con estos chistecitos. No hay forma de considerar como “seria” algunas propuestas electorales, no digo todas, del partido de gobierno.
                                    
Antonio Álvarez “El Potro”, Ernesto Villegas, Magglio Ordoñez, Winston Vallenilla, Miguel Pérez Pirela y quien sabe cuántos más; son algunas de las barajitas a entes capitalinos y otros municipios del interior del país. ¿Cuáles podrían ser las razones para tal vejamen? Muchas. Una de las principales, y que no aplica para todos los casos, es llevar gallos a plazas en donde existe escasa probabilidad de triunfo. Figurando: Sucre, Baruta, Alcaldía Mayor de Caracas y Sotillo en Oriente.


Es notorio que desde el 2007, en Sucre y Caracas el Psuv no levanta cabeza. Aún cuando a la llegada de Chávez sus regentes fueron personas allegadas a él (Alfredo Peña, José Vicente Rangel Ávalos y Juan Barreto), y hoy, sea quien fuere el candidato de la oposición o alguna propuesta de la misma, ha salido favorecida en votos por los electores de esos lugares. Está por demás señalar que en Baruta, por ejemplo, ha habido un caudal de votos por más de 80% a favor de la MUD, aspecto que no cambiará en el venidero proceso electoral y más con la reciente afirmación del TSJ al derogar la sanción administrativa que pesaba sobre David  Uzcátegui.

Donde resulta muy probable que resulten favorecidos los candidatos rojos, sería en Sotillo y Maracaibo. En el primero, el comportamiento del electorado ha sido irregular, en oportunidades gana el oficialismo y en otras la oposición. Sobre el segundo se cierne el estigma de corrupción e ineficiencia de la candidata disidente, razón por la cual Pérez Pirela podría vencerla.

Sin embargo, estos candidatos experimentarían la verdadera oposición desde el Gran Polo Patriótico, al habérsele dado la espalda a líderes auténticos como Henry Ramírez quien debería estar resentido al ser ignorado por los que consideró como “aliados y camaradas”.

Pues bien, otra razón que me parece criticable es haber candidateado a personas con una nula trayectoria política y de lucha comunitaria, que no han labrado un liderazgo y reconocimiento entre los habitantes de las áreas que desean gobernar. No puedo creer que dentro de la alianza oficialista y el PSUV, inexistan  figuras más prominentes que gocen del apoyo de la militancia. Resulta inteligente reconocer dónde no hay probabilidades de triunfo, pero en Sotillo y Maracaibo el chance de ganar aumenta, en contraste con el área metropolitana de Caracas. Una tercera razón se asoma y es el afán de la “revolución” por oxigenarse y a su vez aburguesarse como ya aconteció con AD y COPEI, el siglo pasado.


Amanecerá y veremos. Para el 8D faltan más de 3 meses, en ese período cualquier hecho podría ocurrir. Veamos qué maquinaria está más afinada y quién ejecuta las mejores ESTRATEGIAS. 

Crédito a los buhítos: