domingo, 4 de agosto de 2013

'Posesión infernal (Evil Dead)': mucho gore, poco ingenio


Imagen cortesía de Google Images
El cine de terror es uno de los que más ha experimentado transformaciones en todo lo referente a las adaptaciones de nuevas versiones, puesto que la gran mayoría de los productores busca un éxito basado en pilares preexistentes. Con esto me refiero a que muchos de ellos, piensan que como películas originales han sido exitosas, sus remakes, en consecuencia, también lo serán y ¡vaya sorpresa que nos encontramos hoy en día!

Las expectativas de ‘Posesión infernal’ (Evil Dead), previas a su estreno en cines, fueron realmente altas. Cada comentario sobre la película era mejor y solo pocos pensaron que quizá este aterrador filme no cumpliría con lo imaginado. Ya sacar conclusiones en base a un tráiler no es muy recomendado que se diga y menos en géneros como este: pocas cosas sorprenden y los ‘sustos’ están algo trillados. 

Este reciente filme es una nueva versión de ‘The Evil Dead’, Sam Raimi, 1981. Para muchos, el director estuvo en lugar adecuado, en el momento oportuno y su fusión de humor, suspense y terror le ha servido para que esta, su película, sea considerada un icono del cine de terror de serie B, consiguiendo -gracias al enorme éxito- dos secuelas, ‘Evil Dead’ II y ‘Evil Dead III: Army of Darkness’, así como un remake homónimo (‘Evil Dead’, 2013).

El director de cine, Fede Álvarez, se lanzó al ruedo con la película de terror más esperada del segundo trimestre del año, y con intención, le dio un giro de 180° a aquello que presentó Raimi en 1981. Para bien o para mal, la idea de los remakes es conservar las premisas principales y darle un toque bien significativo, respetando lo original y adecuando el momento, tiempo y recursos de la década para ello. 



Imagen cortesía de Google Images
La ambientación, fotografía, puesta en escena y el cambio radical que presentó el uruguayo Álvarez, le dieron al filme su particularidad, pero el problema más notorio (para mí) fueron sus personajes: desechables como ellos solos y con grados de ‘estupidez’ increíbles. Rescatar algo sobre ellos sería casi que imposible; aunado a eso, se le une la explicación más o menos digna para justificar su no regreso a casa, las decisiones que van tomando, en especial quién desata la catástrofe, son, en esencia, una sucesión de los errores propios que deben ocurrir para que la acción siga adelante. ¡Grave!

De entrada podría parecer que ‘Posesión Infernal’ (Evil Dead) es considerada, por mí, como una mala película, pero lo cierto es que este no es el caso. Hay en ella un entretenimiento bien agradable y con un gran trabajo por parte de su director para cumplir, hasta cierto punto, con lo prometido: abundante sangre, repugnancia por doquier, muchos golpes de efecto, misterio esencial, ir directamente al grano siempre que sea posible y asustar y defender lo tradicional.

En fin, una de las mejores cosas del filme es el gore tan bien pensado que reza y cumple. Cada escena es aprovechada para dar al espectador esos momentos tan 'fuertes' y cargados de una atmósfera tan característica como grandiosa. No es apta para todo público y menos si todo les da asco. Vale la pena, tiene sus errores y, particularmente, pienso que el mayor de todos fueron sus personajes (algo tan importante en las cintas). Pudo ser mucho mejor.

Crédito a los buhítos: