lunes, 2 de junio de 2014

Las privadas en la lucha


Un mejor país será posible si hay la concurrencia de la generalidad de fuerzas políticas, culturales, económicas y sociales; de lo contrario terminará siendo un desperdicio. Para que ocurra tal hecho, determinante resultará un plan lo suficientemente estratégico donde haya consciencia de lo que se realizará, cómo se hará y con cuáles propósitos. 

Quema de cauchos frente a la Universidad Rafael Belloso Chacín (URBE)

Cuando iniciaron las manifestaciones los estudiantes de las universidades privadas se sumaron espontáneamente a la protesta por la resolución de las problemáticas en Venezuela, junto a los del sector público; aún cuando hoy los de las segundas cesaron parcialmente las mismas, los primeros persisten en su intento por evidenciar el descontento contra la gestión del actual Jefe de Estado.

Pero, las sedes educativas donde se forman los manifestantes, han sido víctimas de destrozos por grupos pertenecientes a las propias casas de estudios, demostrando su rechazo a la persistencia de las actividades académicas mientras sus miembros estudiantiles calientan la calle; y por otro lado, daños causados de la mano de grupos paramilitares financiados por el Gobierno Nacional que cuentan con la venia cómplice de los efectivos policiales nacionales, regionales y los cuerpos castrenses.



Incendio en la Universidad Fermín Toro (UFT)

Cómo es posible que la violencia en Venezuela sea parte de la esencia humana de sus habitantes, porqué destruir un patrimonio beneficiador de una infinidad de personas no solo a nivel estudiantil, sino a hombres y mujeres profesionales prestadores de servicio en esas casas de estudio y aquellos otros trabajadores de mantenimiento o seguridad.

Lo peor no termina siendo que un civil quiera destruir algo, a fin de cuentas la justicia lo castigará por ello; no obstante, los civiles patrocinados por el propio gobierno son un arma letal para la paz del país. Las FANB y la policía, les dan carta blanca a la infinidad de colectivos existentes para hacer y deshacer a su antojo por ser grupos irregulares, delincuenciales y violentos, pueden violar los recintos, cometer fechorías, crímenes de lesa humanidad, atemorizar a la población en general sin que sorprenda al resto de la sociedad porque eso son ellos: bandidos, forajidos. Esa sí es la naturaleza de ellos. Mientras, los cuerpos de seguridad (civil y castrense) no les conviene hacer evidente sus actuaciones desproporcionadas, sabiendo que serían fuertes razones  para demandar al Estado venezolano, acarreando castigos insalvables. 



Destrozos en Universidad Fermín Toro (UFT)

Desde hace bastante la Universidad Fermín Toro (UFT), Universidad Rafael Belloso Chacín (URBE), Universidad Rafael Urdaneta (URU), Universidad Santa María (USM), Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y otras; han sido objeto de ataques violentos, destruyendo parte de su sede y mobiliario. ¿Cuál es la razón? Que definitivamente, el temor a la formación libre y pluralista de jóvenes  parece dolerles y desagradar a aquellos grupos terroristas pro gobierno, y a los anarquistas incapacitados para comprender su mayor debilidad: la falta de planificación estratégica. 

Bombas lacrimógenas contra la Universidad Rafael Urdaneta (URU)


Gabriel Rodríguez

Crédito a los buhítos: