lunes, 26 de mayo de 2014

¿Y ahora con quién dialogo?



Fue la pregunta por Maduro y parte del  gobierno, confiadores en el diálogo para estabilizar política y socialmente al país; no obstante, hubo quienes pensaron en el mismo como una táctica usada por el PSUV para lanzar una bola de humo y terminar de dividir a la oposición, a fin de cuentas la unidad en la acción nunca ha existido, salvo escasas excepciones. Ya desde hacía bastante Capriles, Machado y López andaban enguerrillados; además de la batalla de los exiliados contra la directiva de la MUD y de los partidos tradicionales.

Sé que muchos partidarios opositores negocian con el gobierno, pero no puede ser que al pretender resolver los males del país a través de medidas civilizadas, se satanice a sus participantes. Con Ucrania clarificamos que la inestabilidad ocurre cuando solo reconoces a quienes están de tu lado, invisibilizas al otro, sus legítimas aspiraciones y reclamos, no los escuchas e impides su desarrollo en el territorio propio.


Así desagrade, la solución se dará cuando los políticos y sus afectos entiendan que necesariamente la negociación, transparencia, el reconocimiento, respeto, el equilibrio y ecuanimidad forman parte de las vías a transitar y practicar para generar el mayor clima de calma político, social, cultural y económico posible.

No faltarán las barreras, pero ello no quiere decir que estemos impedidos para derribarlas. La mayor estrategia contra alguien negador del desarrollo y desenvolvimiento armónico de los destinos de un país, es desnudar sus verdaderas intenciones, ¡y así ocurrió! ¿o no? En el debate televisado vislumbramos las afecciones y carencias intelectuales, tácticas y productivas del gobierno ¿gracias a quien? A representantes de la oposición asistentes al evento.

En Venezuela debemos dejar la manía de la divinización de los políticos. Aprendamos de una vez que son una sola cosa: servidores públicos con fecha de vencimiento, si insistimos en percibirlos de otro modo seguiremos en el pantano.


Tristemente el pueblo está en segundo plano, cada quien apunta sus armas contra el que le rompe su guion. El diálogo pudo convertirse en la medida productiva para la resolución de la crisis, sí y solo sí el jefe de Estado hubiera tenido la fuerza y el coraje para recapacitar. Ahora la oscuridad seguirá siendo más intensa y solo el tiempo y los días por venir podrán ilustrarnos la magnitud de lo avecinado. Ojalá que luego de las tinieblas, la radiante luz del futuro provechoso se cierna en Venezuela.


Gabriel Rodríguez

Crédito a los buhítos: