viernes, 6 de junio de 2014

‘Maléfica’, la cruel verdad detrás de la historia


Las grandes superproducciones de Hollywood tienden, por lo general, a generar mucha expectativa y ofrecer poco o menos de lo que el público esperó. Soy una persona que ha defendido -y lo seguiré haciendo- el cine independiente, ese que no cuenta con el presupuesto más descomunal, pero que en la mayoría de los casos, termina sorprendiendo grandemente al espectador. Inicio con estas líneas, porque hace poco tuve la oportunidad de ver ‘Maléfica’ (‘Maleficent’, Robert Stromberg, 2014) y aunque no soy seguidor de ‘La bella durmiente’ (‘Sleeping Beauty’, Clyde Geronimi, 1959) conozco parte de la historia de este clásico de Disney.  

‘Maléfica’ es una película británico-estadounidense de fantasía basada en el cuento de hadas: 'La bella durmiente' de Charles Perrault, de los Hermanos Grimm y de Giambattista Basile. El filme la narra la historia de Aurora, pero contada desde la perspectiva de Maléfica, esa hada que se convirtió en malvada y decidió lanzar un hechizo a una niña que solo podía ser revertido con el beso del amor verdadero.

El relato se va construyendo tocando aspectos importantes de lo que millones de personas han visto en ‘La bella durmiente’, pero a medida que avanza, las cosas cambian y terminan dando un giro que logra causar rechazo en aquellos que crecieron con uno de los cuentos más hermosos e increíbles del universo de Disney.



La película no es otra cosa que el poderío interpretativo que caracteriza a Angelina Jolie, pues ocupa casi el 90% del filme mostrando una faceta que muchos titularían como ‘benéfica’. Las actuaciones de Elle Fanning, Robert Stromberg, Sharlto Copley, Imelda Staunton, Juno Temple, Peter Capaldi, Sam Riley, Miranda Richardson y Brendon Thwaites dejan demasiado que desear. Se convierten así en un reparto interesante y económico, pues además de los honorarios de Jolie, la mayor parte del dinero invertido se ha ido en conseguir que el filme luzca bien a nivel visual.

Y ese último punto está en discusión, pues aunque muchos críticos de cine consideren que ‘Maléfica’ no cuenta con un atractivo estético enorme, hay un trabajo que se reconoce y, por sobre todas las cosas, valora. Los tonos de la fotografía, la arquitectura digital de los escenarios y ciertos planos, están acertados. El limitado diseño de producción se evidencia al igual que los problemas en las líneas de diálogo, principalmente, en la de los personajes secundarios. La caracterización que debieron tener no la lograron y lo que se vio fue un descontrol que terminó en risas y momentos ñoños (cuando no debió ser así).



El soundtrack o banda sonora original es acorde: oscuro, tenebroso y malvado. La canción principal (‘Dream’) está bajo la voz de la neoyorquina Lana del Rey y ¡vaya que se adapta muy bien a lo que se desea transmitir con la película! Lo mejor de todo termina siendo el maquillaje. Enorme trabajo en ese apartado, logrando que Jolie reviviera todas las características físicas de la malvada Maléfica.  

Ya en este punto se preguntarán: ¿vale la pena ver la cinta? Desgraciadamente, no soy quién para contestar esa interrogante, pues cada uno responde de una manera diferente cuando se encuentra frente a la pantalla, pero lo que sí les puedo decir es que es agradable y se disfruta si así lo permiten; sin embargo, no esperen demasiado, porque aunque cueste creerlo -y quizá aceptarlo- ‘Maléfica’ es un blockbusters, bañado en mero entretenimiento con tintes de gran espectáculo.


Pablo Torres Viloria

Crédito a los buhítos: