lunes, 15 de septiembre de 2014

Un castigo para Eveling

Imagen cortesía de Globovisión
Moscas, desperdicios, enfermedades, roedores, olores nauseabundos, etc. son algunas de las consecuencias de la mala gestión de la señora Eveling Trejo, burgomaestre de la capital zuliana. Y aún cuando la crítica más importante a su desempeño como funcionario público ha sido su ineptitud con el tema de la recolección de los desechos, la embadurnada de poder continúa demostrando incapacidad para la resolución del conflicto extendido en toda la geografía maracaibera.

A principios de año la capital de Colombia, Santa Fe de Bogotá, convulsionó a causa de la destitución de su alcalde: Gustavo Petro, producto del incumplimiento de leyes al no permitir la participación de diversas empresas privadas para el control del servicio de aseo urbano; por el contrario, como resulta típico de los izquierdistas trasnochados, centralizó el servicio en una empresa pública, generándose una incompetencia para satisfacer las tareas acarreadas. Conllevando a su destitución mediante una orden tribunalicia. 
A partir del suceso, América Latina se sorprendió porque lo comúnmente ocurrido en nuestras regiones, esta vez era severamente castigado. ¿Será que Trejo debería ser destituida? Definitivamente Trejo jamás debió sentarse en la silla de gobernante municipal. Ella nació para acompañar, no para dirigir.



La estrategia utilizada por la alcaldesa es aún más bochornosa, ¡se ha quedado callada! Henry Ramírez emitió un comunicado el día de la ciudad criticando a la regente, el PSUV lo ha hecho público, los legisladores regionales también, el TSJ castigó al director del IMAU y aún así ¿Trejo sigue en silencio? Pero cómo no cerrar la boca si no hay respuestas para reconocer la incapacidad. El presupuesto está y no lo han ejecutado. A menos que la corrupción de su gobierno sea tan bárbara, que la partida haya desaparecido.

Hace dos años el Dr. Léster Rodríguez, cuando fue alcalde del municipio Libertador en Mérida, denunció la falta de insumos para cumplir con el servicio de aseo urbano porque el Gobierno Nacional no le otorgó los recursos. El exhorto coadyuvo al reconocimiento de “la falla” del Poder Ejecutivo y el Ministerio del Ambiente junto a la alcaldía de la capital merideña resolvieron el problema; evidenciando la generación del conflicto por única responsabilidad del Gobierno Nacional, y no por el ayuntamiento municipal. No obstante aquí, es al contrario.

Pues bien, nuevamente la oportunidad emanada del pueblo hacia un político vuelve a ser traicionada y desaprovechada. Una de las localidades más longevas del país, la segunda con mayor población, de elevado desarrollo comercial e industrial escogió muy mal a quien dirigirá sus destinos los restantes tres años; porque ¿cree usted que realmente la castigarán? Aunque lo mereciera no lo harán, está cobijada por las alianzas UNT-Gobierno y lo peor es que en Venezuela las malas políticas en la recolección de los desechos termina siendo el pan de cada día. En consecuencia, si se da la destitución de Trejo, el debate a desatarse sería colosal porque para ello, antes debieron hacer lo mismo con Fredy Bernal en cuyos 8 años gobernando Caracas demostró su incapacidad en el mismo asunto.

La reflexión: sin duda, quien lo hizo mal por un tiempo, luego lo hará peor.


Gabriel Rodríguez

Crédito a los buhítos: