jueves, 28 de febrero de 2013

¿Broadway u Oscar 2013?


El pasado domingo, 24 de febrero, dio inicio el acto de una de las ceremonias más prominentes y prestigiosas del mundo, era la noche de los Premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (mejor conocidos como los Oscar) celebrados en del antiguo Teatro Kodak de Los Ángeles. 

Este gran evento arrancó con la importantísima Alfombra Roja en la cual millones de celebrities internacionales dijeron presente para conocer lo que los encargados y especialistas en la materia pensaban -o por lo menos decían- de sus espectaculares, aunque no todos, atuendos. Desde Dior hasta Prada desfilaron por la imponente alfombra y el lente de más de un fotógrafo captó los detalles más asombrosos de las reconocidas estrellas de Hollywood. 

Terminado el pre-show, comenzó la 85ª edición de los Premios Oscar, con el carismático Seth MacFarlane, el cual se caracterizó por hacer de la gala una de las más ‘frescas’, chistosas y con una tónica magnífica de humor subversivo (referencias raciales por doquier). Esto, para los críticos, fue el detonante para considerar a Seth el mejor presentador que ha tenido esta gala en una década, superando incluso al añorado Billy Crystal. Algunos de ustedes se preguntarán: ¿Cuál fue el secreto para tantos elogios? ¿Qué fue lo que Seth hizo tan bien? ¿Gracias a qué caló y agradó a tantos? Solo puedo decirles que MacFarlane usó sus cualidades al límite y triunfó con ellas. 

Paradójicamente, y haciendo alusión al título de este artículo, es increíble como en esta edición, la gala fue al mejor estilo de una obra de Broadway, donde guiños, musicales y presentaciones en vivo dieron vida a una ceremonia animada, diferente, alegre… en la que la seriedad no tuvo mucha participación. 

El tributo contó con las participaciones de Seth McFarlane, quien cantó "We saw your boobs". Charlize Theron y Channing Tatum bailaron, Daniel Radcliffe y Joseph Gordon Lewitt también. Asimismo, mediante transcurría la ceremonia, fueron apareciendo Shirley Bassey, Adele, Catherine Zeta Jones, Jennifer Hudson, Los Miserables cast, Barbra Streisand y Norah Jones con sus performances. 

No obstante, la parodia de alguna de estas estrellas, se yuxtapuso con el homenaje a los 50 años de James Bond y varios momentos emotivos. Adele logró la palma, seguida de cerca por Jennifer Hudson. Sin embargo, la ganadora del Oscar a la ‘Mejor Canción Original’ aportó la marcada fórmula perfecta: evocativa sin resultar un calco, intensa sin perder glamour, creativa y además popular sin resultar insustancial. Hudson, por su parte, recordó la potencia de ‘Dreamgirls’ y el homenaje a Hamlisch, que llevó a cabo Barbara Streisand, fue insuficiente en la emoción. 

El poderío de las grandes películas del año 2012 fue enorme, hasta el punto que la decisión de los encargados de premiar a los nominados, no resultó ser tarea fácil. 

Jennifer Lawrence (Mejor Actriz), Anne Hathaway (Mejor Actriz de Reparto), Christoph Waltz (Mejor Actor de Reparto) y Daniel Day-Lewis (Mejor Actor) eran -casi todos- los favoritos y subieron por sus premios, respectivamente. Cada uno hizo historia y acrecentó su palmarés de trofeos, pero sin duda alguna fue Lawrence la que más sorprendió al resultar ganadora, pues solo necesitaba el Oscar para erigirse la reina absoluta de Hollywood… con apenas 22 años. ¡Grandioso! 

Otra de las grandes sorpresas de la noche fue cuando Ang Lee (Mejor Director) se impuso a Steven Spielberg por su trabajo en ‘Life of Pi’

Finalmente, llegaba el momento de conocer cuál había sido la ‘Mejor Película’ del año 2012 y para impresión de todos (me incluyo) es cuando hace acto de presencia el reconocido actor Jack Nicholson para entregar el último premio de la noche. ¿Qué es lo sorprendente de esto? ¿No podía él entregar el premio? Pues no, claro que podía, lo que pasa es que detrás de él, ejercía su papel con más participación la Primera Dama de Estados Unidos, Michelle Obama. La Primera Dama sorprendió en la ceremonia de los Oscar 2013 cuando conectó en directo desde la Casa Blanca para dar el Oscar a la ‘Mejor Película’. En este caso, el agraciado fue Ben Affleck (no nominado a ‘Mejor Director’) y su triunfadora 'Argo'. Un emocionado y francamente majo Affleck, cerró la gala y fue lo mejor de ella.

Los nuevos Oscar fueron un símbolo de diversidad, de competición en estado puro, logrando ser muy democráticos, también demócratas y realmente sorprendentes. Una gran noche para la emoción, para el disfrute del buen cine, para la memoria de todos los que pudimos ver la ceremonia y mala para las quinielas.


Crédito a los buhítos: