martes, 26 de febrero de 2013

Clooking después de las 9 #NoTabú



Ey, cae la noche y nos preguntamos:

¿TABÚ? ¿Por que evadir las cosas que se hacen adjetivar de esta manera? ¿Son en realidad prohibidas o simplemente la sociedad hace que lo sean? ¿Lo prohibido se vuelve tentador?
Empecemos por agradecer a nuestra queridísima Eva, quien al cometer el primer “acto pecaminoso” consiguió intercambiar un paraíso lleno de comodidades por sudar la gota gorda aquí en el mundo de los mortales; vivir una vida desnudita y sin pena a cambio de la vergüenza y preocupación de “qué carrizo me coloco pa’ verme más buenota que la vecina” y una hoja de palmera por un paquete de toallas sanitarias cada 28 días. Thank you, dear.

En el caso de los hombres, Adán dejó de tener colirio para los ojos con Eva siempre “en cueras” a cambio de mujeres que visten todos los días (aunque con Diosa Canales creo que salimos de ese problema); y una vida de sexo en el paraíso a cambio de venir a hacerlo clandestinamente en un motel o en casa de la suegra.

Entonces, ¿no son la desnudez, el periodo menstrual de una mujer y el sexo, ejemplos de algunos de los aspectos considerados tabú? Oh, sí que lo son. Y no porque sea vedado hablar de ello, es sólo que se tiene miedo a una desaprobación social por el hecho de abordar estos temas.

A decir verdad, al quitarle lo “prohibido” al ser humano la vida perdería el gusto dulce, debido a que el hombre siente siempre la necesidad de transgredir la norma.

Tabú no equivale a algo sagrado, es sencillamente algo que se da por naturaleza pero que MORALMENTE es inaceptable por la sociedad.

Un secreto, una aventura, una travesura, una mentira blanca, algo bizarro o sobrenatural y entre tantas cosas son las que mantienen vivo ese miedo gratificante del hombre, o sea, distintos tipos de actividades, estilos de vida y acciones que resultan ser bastante interesantes catalogados hoy como tabú.

Así que estos aspectos son los que recorrerán estos ojos grandes en nuestra cita nocturna. Cero pena, eso solo son cuatro letras.

Tabú es la cosa, ¿no? See ya!

Angemali Fernández
@Angemali

Crédito a los buhítos: