sábado, 9 de marzo de 2013

#NoTabú ¿Conoce usted a Manuela?


Quien no la conozca, debe ser menor a los 12 años de edad. Manuela resulta ser la más vieja y mejor amiga de todo hombre, la cual lo acompaña y consuela, mayormente, en esos momentos donde no consigue un puerto USB para descargar la información.

Nos referimos al acto de tocarse a si mismo con el fin de conseguir un placer sexual. Dicho acto que denominamos masturbación es realizado tanto por hombres como por mujeres, ya sea para relajarse o liberar tensión. Se caracteriza por ser una acción muy común, frecuente y segura, debido a que se puede evitar el contagio de enfermedades como también embarazos no deseados.


La masturbación tiene muchos beneficios para la salud. No crean en mitos como: “el miembro crece más de lo normal o viceversa, se achica”, “se deforma el pene”, “quedas ciego”; nada de lo anterior es verdadero, son solo creencias de la sociedad que han convertido este acto en un tabú. Es por hacer este tema tan prohibido, que muchos adolescentes llegan a adultos avergonzándose y sintiéndose culpables por el hecho de masturbarse, lo cual definitivamente SI podría afectar su salud y bienestar MENTAL.

Al masturbarse, hombres y mujeres pueden conseguir una sensación de bienestar, mejorar el sueño y reducir el estrés. También ayuda a mejorar el sexo con la pareja, ya que no es como todos creen que la masturbación es solo para solteros. El 75% de los hombres y el 65% de las mujeres se masturban y son más propensos a masturbarse aquellos que tienen pareja que aquellos que no la tienen. Las personas pueden descubrir en qué zonas le gusta más las caricias a su pareja y, todavía más, si realizan la masturbación mutua.

¿Por qué Manuela? Manuela es el nombre vulgar que se le da a la masturbación. En muchos otros países la denominación cambia, pero siempre haciendo referencia a lo mismo. Manuela, por ejemplo, es un apodo que se le da a la mano, ya que con la misma es con la que se realiza el acto, o sea, la personalizan, quizá para sentirse mas cómodos; aunque yo creo que lo hacen para sentirse en compañía #foreveralone. Y bueno cada quién la imaginará a su manera. A la mujer le toca apodar a su vibrador o consolador.

Quienes en vez de una Manuela tienen a una Mariela o Mariana, pues se les respeta. A decir verdad Manuela ya pasó por muchas manos.




Crédito a los buhítos: