miércoles, 13 de marzo de 2013

#NoTabú La Muerte


“La indeseada”, como muchos la llaman, espera nuestro turno. Científicamente, la muerte es un hecho irreversible, que por cuestiones de cultura y control social, hoy en día, la sociedad la hace tan tabú como el tema de la sexualidad.

La muerte es omnipresente y representa para la sociedad occidental un aspecto de la vida que desesperadamente queremos evitar por el simple hecho que, desde las generaciones mas jóvenes, se ha venido inculcando como un sentimiento negativo que solo produce tristeza y dolor. Contrariamente, se encuentra la cultura Oriental, en la cual el hecho de morir, más que un fin significa un inicio, es celebrado y no existe ningún tipo de tabú.


Creemos que la muerte es algo desagradable -porque así nos lo enseñaron-, pensamos que es un sufrimiento y es algo que hemos llevado arraigado con el pasar de los tiempos. Si quizá nos hubiesen inculcado que morir es "solo una voluntad inevitable y que no hay que temerle" entonces, tal vez, no estuviésemos temerosos de ella y simplemente esperaríamos que nuestro ciclo de vida llegase a su final.

“Pasar a mejor vida” ¿qué hay de cierto en este eufemismo? Nadie ha podido comprobarlo, pero ¿por qué no creerlo? Vivimos en un mundo lleno de miedos, represiones, costumbres, violencia, tristeza, delincuencia y ¿a eso se le puede llamar vida? Así que ¿porque no pensar que más allá de la muerte nos depara tranquilidad y paz (por decirlo así)?

La cultura define las distintas realidades de la muerte. En la nuestra, nada hará cambiar el hecho de relacionarla con luto y oscuridad, es decir, conceptos que, como anteriormente mencioné, hemos aprendido. Nunca sabremos desprendernos de quiénes en realidad queremos.

Yo muy bien diría, que es tiempo de concentrarnos en las cualidades de la vida humana, vivamos a plenitud lo que nos han otorgado y, a su vez, hemos ganado por nuestros propios medios. Brindémonos a nosotros mismos la calidad de vida que merecemos para estar cómodos en este viaje. Es algo así como: disfrutar la preparación física, mental, emocional y ECONÓMICA para nuestra partida. Preocúpense, SÍ, por el dinero, pues a los familiares NO se les viene nada fácil con estos funerales que cada día nos cobran más la estadía en el "hueco". Toca dejar una 'ayudita' que no es precisamente la de María Bolívar.

Y por ultimo, terminaré recordándoles que la muerte no conoce de apellidos, si así fuese, según Maduro entonces Capriles fuera eterno.

¡Buenas Noches!



Crédito a los buhítos: