lunes, 11 de marzo de 2013

#NoTabú La Pornografía


La pornografía hace uso de imágenes o reproducciones que muestran actos sexuales a terceros, con el fin de provocar una excitación sexual. Actualmente, en pleno siglo XXI, a pesar de que se puede hablar de sexo de una manera más liberal, la pornografía sigue siendo un tema tabú para la sociedad; debido a factores que afectan la dignidad de las personas que lo practican, el hecho de deshumanizar el sexo y la misma existencia de la pornografía infantil.

Curiosamente y a pesar de ser tan censurado en la sociedad, la pornografía es una de las industrias con mas dinero en el mundo (en conjunto con las drogas y la prostitución), siendo esta última otra industria que tiene que ver con sexo.

Es falso que este tipo de películas sea solo para hombres, las mujeres también lo ven aunque definitivamente con más discreción que ellos. Sin embargo, la pornografía estimula principalmente la excitación masculina; la respuesta femenina resulta ser en muchas ocasiones desagradable, debido a que estos vídeos suelen degradar a la mujer, haciendo uso de métodos aberrantes para conseguir la estimulación  ¿En si, quien ve más pornografía? Especialistas afirman que definitivamente es equitativo tanto hombres como mujeres.

Un aspecto bastante importante es ¿cuándo se habla de la pornografía dentro del matrimonio? Muchos terapeutas suelen recomendar estos vídeos con el fin de estimular las fantasías sexuales de la pareja como también cuando existe timidez en el encuentro sexual, todo esto en situaciones donde el matrimonio esta inestable o en decadencia; pero ¿hasta qué punto podría beneficiarles la pornografía?

La pornografía podría causar en la pareja que el esposo empiece a mirar a su mujer, más que como su ser amado, como un objeto sexual. Cuando esto sucede la mente del hombre se concentra pensando en otras mujeres en vez de involucrase con la persona con la que esta en la cama. Lo mismo sucedería en el caso de la esposa.

Entonces, en definitiva la pornografía puede beneficiar a la pareja al romper con la rutina y divertirse un poco en su relación amorosa, siempre y cuando el acto sexual NO deje de convertirse en "hacer el amor" y donde el uno con el otro mueran por complacerse mutuamente.


Angemali Fernández

Crédito a los buhítos: