martes, 12 de marzo de 2013

Orgullo y Prejuicio




Escrita por Jane Austen a los veintiún (21) años de edad y publicada por ella misma en 1813, Orgullo y Prejuicio es una novela romántica y un clásico de la literatura inglesa con diálogos magistralmente escritos y una narración inteligente y delicada.

La historia de amor presenta dos personajes tan opuestos que parecía impensable un romance entre ellos, pero inspira a pensar que en el amor no hay barreras ni clases sociales que logren impedirlo y que ignoremos los pequeños detalles, nadie es perfecto y si logramos aceptar los defectos de esa persona amaremos realmente. Definitivamente, una novela en la que “orgullo y prejuicio” son dos sentimientos que, si no son corregidos, pueden afectar negativamente lo que podría ser una admirable y maravillosa historia de amor.

Considero, también, que esta novela ilustra a la perfección la vida y las costumbres de aquella época: los bailes, la forma de pensar, hablar y vestir, sin embargo, encaja en la época actual -tal vez sin los bailes y grandes vestidos- pero da grandes ejemplos de vida, como que el amor se expresa de muchas maneras solo se debe ser honesto y las cosas a veces no son como parecen.

Las mujeres de pocos recursos en el siglo XIX debían casarse con un hombre rico para asegurar su futuro y esta es la historia de las 5 señoritas Bennet, es como nace la relación entre Elizabeth y Darcy, en la cual, cada uno debe madurar para superar las crisis en las que se ven envueltos, aprender de sus errores y superando el orgullo de clase de Darcy y los prejuicios de Elizabeth hacia él. Siento Elizabeth una chica perspicaz, sencilla, natural y con un carácter vivo y por otro lado Darcy presumido, astuto, arrogante, reservado y desagradable; no hay manera que ellos no sean el uno para el otro ¿verdad?

Descubre por todo lo que deben pasar los protagonistas de esta historia y sus familias leyendo Orgullo y Prejuicio de Jane Austen.  

Recomiendo, a las personas que sepan inglés, leer el libro en este idioma ya que se capta mucho mejor el uso magistral de la ironía que hace Jane Austen y su pequeña burla a la época.



Crédito a los buhítos: