lunes, 25 de marzo de 2013

#NoTabú Pecado Original




Confieso que siempre ha despertado mi atención el tema del primer hombre en la tierra, Adán, y la primera mujer, Eva; quizás esto sea por un resentimiento personal a esta última    -jaja-. En estos tiempos de Semana Santa, nos vamos con este artículo sobre el nacimiento del pecado y me pregunto ¿Por que culpar a Adán y Eva por nuestros pecados?

Adán y Eva fueron creados libres de pecado y vivían en el Jardín del Edén regidos por un mandato definido de Dios. La serpiente en representación del mal tentó a Eva a probar la fruta prohibida condenando a los dos a ser expulsados del paraíso por desconfiar de Dios. Al hombre le había sido otorgado razonamiento, inteligencia y capacidad para elegir libremente su destino; atribuciones que ejerció de una manera equivocada, debido a caer en la tentación y pecar con la desobediencia.

A raíz de esto se origina el pecado original y como castigo a toda la humanidad ganamos: la muerte, el hombre al trabajo duro y las mujeres a tener hijos con dolor (a esto me refería con el resentimiento). Es por esto que el pecado original es un pecado contraído, no cometido, el cual adquiere todo ser humano al nacer y que solo con el bautismo es redimido.

¿Pero por que culpar Adán y Eva por nuestros pecados? ¿En su lugar hubiésemos podido conservar las atribuciones otorgadas por Dios? No lo creo. Hoy en día se comete el pecado diariamente, convivimos en una sociedad en donde el hombre y la mujer solo piensan en sus intereses, son rebeldes a toda norma y no se someten a nadie; muchos creen poder definir lo que es bueno y es malo, lo cual es uno de los mas grandes problemas de la humanidad. 

Mirándolo desde otra perspectiva; sin haber perdido el paraíso  y conviviendo en un mundo tan perfecto, ¿Tendría el hombre algo por lo cual dar las gracias a Dios? Me parece que no. Quizás si Eva mordió la manzana es porque así tenia que ser; si el pecado entro a través del hombre es porque se necesitaba de un contraste en el mundo, en donde se reconociera el bien del mal, donde se pudiese apreciar las bendiciones brindadas por Dios y no menos importante donde tengamos algo por lo cual estar agradecidos.

En nuestro mundo existen muchas manzanas de Eva, lo importante es discernir entre la tentación y lo que se nos otorga mediante el plan divino de Dios. El pecado es característico del ser humano, esta intrínseco en nosotros, solo a través de dios podremos tener la conciencia de lo que es una vida plena aquí en el mundo de los mortales.
¡Buenas Noches!


Crédito a los buhítos: