lunes, 4 de marzo de 2013

#NoTabú Sexo ¿Antes o después del matrimonio?


La realización del acto sexual, a lo largo de los siglos, siempre ha estado sujeta a la religión y la moral. Sin embargo, la ortodoxia sexual -impuesta por la religión- ha dejado de ser relevante, importante e influyente en las decisiones de las parejas de hoy en día.

“Esta es la voluntad de Dios, que os abstengáis de la fornicación”, “El cuerpo no es para la fornicación”, “Absteneos de la fornicación”; la palabra fornicar es como se refiere Dios al acto sexual fuera del matrimonio. Si lo vemos desde este punto de vista, las relaciones sexuales prematrimoniales siempre serán prohibidas, inútiles, innecesarias e ilícitas, ya que así lo dice la biblia. Según la iglesia si estas experiencias fueran buenas, Dios no las prohibiría.

Hoy en día, las experiencias sexuales prematrimoniales han perdido su aspecto prohibido. Se esta viendo la sexualidad como algo fundamental dentro de una relación de pareja sin relacionarla en lo absoluto con el formalismo y el compromiso.

Actualmente nos encontramos en una sociedad donde NO todo el mundo se casa. No todos, hoy en día, creen que el hecho de firmar un papel, que altere su estado civil, pueda cambiar en algo la vida con su pareja. Es por esto que sencillamente, el hecho de imposibilitar el sexo antes del matrimonio, sería limitar la vida sexual de muchísimas personas.

Veamos la sexualidad como un aspecto natural de la vida, como una forma de expresión del ser humano y no menos importante como una forma de comunicación entre el hombre y la mujer. Nos encontramos en una sociedad moderna en donde NO hay cabida a reprimir el acto sexual.

Muchas son las consecuencias que podría conllevar una vida sexual activa fuera del matrimonio y mucho más si a personas jóvenes y adolescentes nos referimos. Lastimar la autoestima, contraer alguna enfermedad y salir embarazados son algunos de tantos efectos que podría causar la actividad sexual a temprana edad. Sin embargo, tal cual mencioné anteriormente, nos encontramos en una sociedad tan moderna que ya existen los métodos para poder evitar cualquier complicación de este tipo; y mas allá de eso, lo que se necesita es un poco de conciencia para hacer las cosas bien.

OJO: el sexo prematrimonial es cada vez más aceptado, aún así, las parejas necesitan de eso tan relativo que llamamos 'amor' para sentirse moralmente cómodos. Lo esencial es saber lo que se quiere hacer, compartir la intimidad con la persona deseada y consciente de que nadie me está obligando a nada; para así vivir el sexo como algo inherente del ser humano y poder disfrutarlo sin miedo, ni arrepentimiento.

Son incontables los matrimonios que fracasan por problemas en la cama, se sienten decepcionados porque quizá el sexo con su pareja no es como esperaban. Nadie quiere ser catalogado “mal polvo” así que, ¿Para qué esperar?, ¿Por qué arriesgarnos? Conozcan a su pareja y entrénense para una vida sexual armoniosa.

La respuesta a la pregunta seria: definitivamente antes y después. Tener sexo antes de casarse no te hará peor ni mejor persona, pero más feliz no lo dudo.



Crédito a los buhítos: