viernes, 19 de abril de 2013

#NoTabú Y no se le paró… ¿Pene? Que digo... ¿Pena?


No solo el dilema acerca del “tamaño” es lo que afecta al hombre en su autoestima, ya que considerando que sin importar que tenga un maní o un bate de béisbol siempre habrá la posibilidad de que su miembro lo deje en pena frente a una chica (o chico ¿no?). Con eso colgando no se hace mucho –pa’ no decir que nada-.

Hombres: no os deprimáis… no todos los días pueden ser de fiesta. Habrá veces que querrán festejar, pero su querido amigo no estará de ánimos debido a determinados factores que estoy casi segura no podrán explicar en ese momento. Acá el papel importante lo juega su pareja, que es quien tendrá la actitud para hacerles de esta experiencia algo muy dramático o algo pasajero.


Mujeres: no traten de convencerlos de que “nada pasa”, empeoraría las cosas. Mas allá del placer que busca el hombre con acto el acto sexual, ellos realizan su ego al ver que dejan a su pareja satisfecha y feliz, lo cual NO podrá lograr siendo un momento en el que su pene no responde. Situación muy frustrante para ellos, ya que saben que sí pasa algo.

No conseguir una erección es algo normal, suele suceder y no es la gran cosa siempre y cuando no pase en excesiva cantidad de veces; de ser así, pues lo correcto es dejar la vergüenza y tratarse con un medico. Si ocurre de 10 veces solo 2, pues tranquilos, lo importante es saber cómo reaccionar el hecho.

Lo peor que puede hacer la mujer es seguir tratando de revivir algo que ya está 'muerto', así que limítense a consolarlo diciéndole que a ustedes también se les ha imposibilitado humedecerse en ciertas ocasiones ya sea por estrés o agotamiento (los cuales son causas reales de este problema). Anímalo a olvidarse por esa noche del coito y sugiérele hacer otras cositas.

Género masculino: guarden la calma y no desesperen, ya llegará el momento de compensar lo sucedido.

¡Buenas noches!



Crédito a los buhítos: