sábado, 20 de abril de 2013

Sueño de una virgen




Claudia y Antonio se encuentran sentados en la cama, ambos han decidido que es la hora de romper con lo que la sociedad llama “virginidad”.

La habitación del motel es pequeña y poco acogedora, o por lo menos eso es lo que piensa Claudia, incomoda, no sabe qué hacer, mira sus dedos, incapaz de mirar a su acompañante, la pena la invade.

¿Como te fue en clases?- pregunta Antonio su voz quiebra un poco al final y no deja de mirar al suelo.
Mmm, podría decir que bien- responde Claudia en apenas un susurro, sus lágrimas empiezan a correr.

Antonio se da cuenta de este hecho, enseguida se arma de valor, se levanta y coge a Claudia por brazo, la coloca frente a él, ella sigue sin levantar la mirada, suavemente el chico la coge por la barbilla y la obliga a mirarle, le da un suave beso en cada mejilla y luego en la frente, se aferra a ella en un abrazo y le susurra al oído- Sino quieres no importa, no quiero obligarte a nada- estas eran las palabras que Claudia necesitaba oír para tener el coraje de seguir adelante. Antonio acerca su rostro a la de Claudia y la mira en los ojos buscando el permiso para darle un beso, Claudia se acerca a él, y así empiezan a besarse y se vuelven uno solo. Claudia pasa sus manos por la cabellera de Antonio, mientras que éste la sigue apretando a su cintura, Claudia puede sentir como algo va creciendo y endureciéndose dentro de su pantalón, sin dejar de besarlo baja sus manos hacia su camisa y uno por uno va soltando sus botones, deja que la camisa caiga al piso, en un movimiento rápido y sin soltar a Claudia, Antonio se quita sus zapatos con ayuda de sus pies, luego lleva a Claudia a la cama y juntos caen suavemente, sin apartar su mirada de la de Claudia procede a quitarle su pantalón junto con su ropa interior, luego la obliga a sentarse para poder quitarle la franela, Claudia queda desnuda y expuesta frente a ese hombre que tanto ama, no le importa porque la confianza entre ellos es demasiado grande, con dedos temblorosos ella procede a quitarle el pantalón. Ambos caen en la cama nuevamente, Claudia debajo de Antonio quien se esta apoyando en sus hombros, mantiene la mirada con la de Claudia, ésta le sonríe y sabe que esa es la señal que él estaba esperando. Empiezan a besarse con ternura y pasión. Antonio le susurra entre cada beso – si te duele me avisas y paramos- ella abre sus piernas, Antonio toma esto como una invitación la cual acepta con mucho, poco a poco se desliza dentro de ella y puede sentir lo caliente y suave que es estar adentro, eso le causa un gran placer. Claudia al principio siente un poco de dolor pero nada que no pueda soportar, poco a poco siente como su cuerpo va aceptando sin ningún problema a este intruso que con el pasar de los segundo se vuelve familiar, ambos se quedan quieto sin moverse, simplemente sintiéndose uno dentro del otro, luego Antonio empieza a moverse adentro y afuera sin dejar de besar a Claudia, esto causa un gran placer a ambos, empieza a aumentar el ritmo y el placer crece cada vez más, Claudia pasa sus manos por la espalda de su pareja y aprieta con fuerza, baja hasta sus glúteos y también los aprieta. Claudia nota que la pena a desaparecido y decide que es hora que ella lleva el ritmo. Enrosca una de sus piernas a la cintura de Antonio y con un movimiento ágil lo empuja a una lado de la cama y esta vez ella esta arriba, Antonio queda un poco sorprendido pero le gusta esa sensación, Claudia esta sentada sobre él, ambos se miran a los ojos y en esa mirada hay algo que no tiene palabras para describir, ella baja su cuerpo y queda sobre él, comienza a besarlo y a moverse al mismo tiempo, nota que esta posición es mucho más placentera y empieza a moverse más rápido, puede sentir como Antonio se funde dentro de ella, y este le pasa las manos por su espalda por sus glúteos acariciando, Claudia se apoya en sus manos para poder moverse mejor, Antonio ve la oportunidad que tanto quería y lleva sus manos a los pechos de Claudia y aprieta fuerte, Claudia gime un poco, esto le da luz verde a Antonio y sube un poco de manera que pueda meterse un pecho de Claudia en la boca, pasa su lengua y traza círculo, empieza a chupar y morder suavemente el pezón sin dejar de apretar con la otra mano el otro pecho, Claudia se encuentra en el paraíso, este hombre sabe hacer sus cosas, a pesar de su muy escasa experiencia, ella se mueve más rápido, Antonio se despega y vuelve a caer en la cama, dejándose llevar por el gran placer que lo llena, cierra sus ojos y se deja ir, Claudia también se deja ir y cae sobre Antonio quien puede sentir como corre un líquido caliente sobre su miembro, su respiración es profunda y ambos pueden sentir sus palpitaciones aceleradas. Antonio la envuelve en sus brazos mientras le besa el cabello.

En ese momento tan celestial suena el teléfono, Claudia despierta de un brinco y se da cuenta que esta sola en su habitación. Fue solo un sueño muy intenso, muy real.

Revisa su teléfono celular, un mensaje de Antonio:

“Hola. Tenemos que hablar, te espero en el parque de enfrente”

Claudia no entiende el mensaje se levanta rápidamente sin pensarlo dos veces, se viste con los primeros jeans, franela y tenis que encuentra, sale de su cuarto, nota que sus padres no están y se dirige al parque, localiza a Antonio sentado cerca de los columpios con expresión incierta, esto la hace detenerse y trata de descifrar qué sucede, no sabe que es pero corre hacia él, lo abraza y toma asiento a su lado.

Gracias por venir -Saluda Antonio mirándola a los ojos

Hola- dice Claudia medio apenada por el sueño que acaba de tener. Luego de un silencio bastante incomodo, Claudia se da cuenta que algo no anda bien.- ¿Pasa algo malo?

Tengo algo que decirte -Dice Antonio con la misma expresión mirándola directamente a los ojos- Mis padres han decidido... -Pero Claudia ya no escucha esta pensando en su sueño lo vivido que había sido, todo lo que ellos dos han compartido... Las lágrimas que corren por su rostro la traen a la realidad-. nos mudamos a Japón...

Tal como el viento se lleva una hoja del árbol que cae marchita esa noticia se llena todos los recuerdos, Claudia sabe que esto significa, significa un adiós.

Escrito por: María Carrizo. Twitter: @MaJoCB14


Crédito a los buhítos: