martes, 7 de mayo de 2013

Crónica de una muerte anunciada


Basado en un crimen real que se produjo en Colombia en el año 1951, Gabriel García Márquez escribió en 1981 Crónica de una muerte anunciada, una novela corta sobre asuntos de honor, venganza e injusticia. El autor realiza una crítica a un pueblo apático, cobarde, que permite en silencio crímenes y, un pueblo fascinante con su propia manera de hacer las cosas que se rigen y conviven bajo sus propias leyes. 

Una novela que devela el final en el título y aun así logra que se mantenga el interés del lector en la historia, narrando la trágica e injustificada muerte de su protagonista, muerte que era sabida por todos, ya que sus asesinos le habían contado a todo el pueblo con el fin de que alguien los detuviera. La obra cuenta lo ocurrido en todo el día anterior y el mismo día del hecho, lo ocurridos hasta el momento y las vivencias de los demás personajes, quienes son testigos que van dando su testimonio. 

Sin embargo, lo que parece ser el verdadero protagonista de la historia es el tiempo, el autor narra lo que sucedió mucho tiempo atrás, avanza, retrocede en su relato y hasta llega mucho tiempo después para contar el destino de los personajes. Una historia bien contada a manera de crónica periodística muy descriptiva, narrando cada detalle de una muerte que efectivamente estaba más que anunciada, retratando minuciosamente cada instante del personaje hasta sus últimos momentos. Un destino fatal que finalmente se cumplirá sin importar cuanto se desee lo contrario y un sinfín de casualidades absurdas que permiten el asesinato que hacen reflexionar y preguntarnos si realmente en la vida real suceden así las cosas. 

Una historia imposible de olvidar por quienes la han leído, ya que es fácil leerla y adentrarse en una lectura amena, misteriosa y natural de un escritor de esta magnitud.



Crédito a los buhítos: