miércoles, 8 de mayo de 2013

#NoTabú “Tranquila mi amor, yo me salgo antes” ¿Ya te lo habían dicho?


De no tener condón cerca, no hay “yo me salgo antes” que valga, cuando la idea de enfermarse por 9 meses es aterradora.

Para empezar, la marcha atrás o como bien se conoce “coito interrumpido”, no merece ser llamado método anticonceptivo, debido a que es un procedimiento que se realiza mas que todo en momentos de improvisación.


Si de parejas y relaciones serias o estables hablamos, pues existen métodos más eficaces señores.

Para el hombre no es nada fácil, que lo digan ellos, después que están adentro eso no hay nadie que los saque. No quiero decir con esto que no haya resultado para muchas personas, pero si se trata de estar seguros entonces no es la vía mas apropiada.

Sin mencionar que en el líquido pre-seminal se pueden colar unos cuantos milloncitos de espermatozoides, lo que se traduce en una probabilidad de embarazo baja; el hombre tiene muy POCO para poder tomar el control y lograr salir de donde quisiera siempre estar metido. Hablamos de aproximadamente menos de 3 segundos para tener la voluntad de poder eyacular afuera. De no ser así, mujeres, unos cuantos amiguitos ya se están peleando la vida por ser sus hijos.

Díganme ustedes ¿En que se parece la torta quemada de mi mama a la embarazada de mi prima? En que en ninguno de los dos casos se saco a tiempo.

Así que hombres, limítense a irse por lo seguro: en primer lugar, gozarían mas del show (a nadie le gusta las interrupciones) y en segundo lugar por el bienestar psicológico de su pareja, ya que siempre le quedara la duda y mas en caso de haber un retraso.

¡Buenas Noches!



Crédito a los buhítos: