jueves, 9 de mayo de 2013

La lucha valió la pena



Este martes tuvimos la oportunidad de conocer que el próximo 14 de mayo se reanudarán las sesiones en la Asamblea Nacional, restableciéndole a la bancada de la MUD su legítimo derecho de palabra, el cual nunca debió habérseles negado. Sin embargo, parlamentarios como Dinora Figuera del partido Primero Justicia, ha hecho pública su irrevocable decisión de no acudir al Palacio Federal Legislativo hasta tanto no les sean devueltas las presidencias otorgadas a principios de año, de algunas comisiones del ente.

Cuánta agua debió correr para que estos políticos radicales entendieran, que el Poder Legislativo es una tribuna en donde deben converger todas las corrientes de pensamiento, elegidas, democráticamente, por el voto popular de los venezolanos. En vista de la aberración ocurrida días posteriores a la elección presidencial, callaron no solo a esos representantes sino a quienes sufragaron para colocarlos allí y los habitantes de los respectivos circuitos por los cuales resultaron electos.


Para colmo de males la comunidad internacional vio con muy malos ojos el acto de violencia protagonizado por algunos personeros de ambos bandos políticos, con la mirada complaciente y justificadora del presidente de la AN y de a quien tenemos dirigiendo los destinos de la nación. Ese acto generó siete diputados disidentes perjudicados, y cuatro del otro bando. Sin duda alguna no solo las páginas de los periódicos, portales web y noticiarios rellenaron sus espacios con esta terrible noticia, sino que tal vez hasta en algunos programas de comedia se parodiaría tan atroz espectáculo.

Faltan aún muchas cosas por recuperar, a los diputados deben regresarles las comisiones de las cuales fueron destituidos como presidentes, para el martes próximo deberán aprobar una moción donde repudien los hechos de violencia. Por parte de la bancada psuvista se solicitará el reconocimiento y respeto a los poderes públicos del país y los parlamentarios de la MUD pedirán la entrada, nuevamente, de los medios privados al parlamento, que de ser aprobada (cuestión improbable) significaría una reforma a su reglamento de debates.

Será muy interesante y trascendental la sesión del martes, en espera de observar mayor conciencia y reflexión de parte de todos los miembros conformantes de nuestro Poder Legislativo. Ojalá empiecen a trabajar y a realizar los cambios necesarios, en aras de crear los instrumentos jurídicos más importantes, nombrar a las nuevas autoridades del TSJ y el CNE; y por sobre todas las cosas respetar la pluralidad política tal cual lo establece nuestra Carta Magna en sus articulados 2 y 6.

Crédito a los buhítos: