martes, 28 de mayo de 2013

La primera sesión de la AN luego de la histeria por la deslegitimación



La semana pasada se reanudaron las actividades en la AN, donde como siempre privaron como órdenes del día puros permisos para la aprobación de créditos y se negaron las modificaciones propuestas por los diputados opositores de discutir el audio que les paró los pelos, perdón el montaje de la CIA y los israelíes mostrado el lunes por Ismael García.

William Dávila intervino y señaló tajantemente su deseo para que se abriese una investigación transparente por los hechos de violencia acaecidos posterior al 14A y la revuelta en la cual resultaron heridos varios diputados del Poder Legislativo, duró 10 minutos haciendo la presentación y explicación de su propuesta aún cuando son 2. Sin embargo, acaso el parlamento ¿no es para parlar (conversar/dialogar/discutir)?, y si se hacen explicaciones, pues las mismas son necesarias.


Posteriormente una Tania Diaz tomaría la palabra de forma muy irónica y pausada para hacer quedar como violento al colega que la antecedió, aprovechándose de su tiempo para mostrar imágenes de los hechos de violencia y decir, con mucha convicción y altisonancia, que nunca permitirán que en la AN algún diputado hable mal de su “comandante supremo”. Bien arriechi la señora, quien por cierto es otra más de las mencionadas en el audio “montado para desacreditar a la revolución”. No es que yo quiera justificar o sentirme feliz cuando alguien decide arremeter contra el fallecido jefe del Estado, pero es que él no fue ninguna perita en dulce y hay quienes mantienen muchas críticas contra su gobierno y estilo de hacer política, y las mismas no pueden quedar vetadas; asimismo su imagen no puede seguir siendo usada para dirigir los destinos del país, porque la sociedad necesita soluciones tangibles y no idearios ilusos, utópicos y absurdos porque esos sí que no matan el hambre.

A lo largo de la sesión notamos un debate un tanto flojo porque los temas que realmente preocupan a los ciudadanos no tienen que ver con unos créditos para x o y ministerio. Los tópicos azotadores son la inexistente producción originadora de un desabastecimiento abismal, la inseguridad, la inflación y la galopante corrupción.

Solo dos discursos me llamaron poderosamente la atención y ello se debe a que tocaron un aspecto vetado del verbo de los dirigentes partidistas más importantes del país, y este se refiere a la crisis en las universidades del país. El representante de los pueblos indígenas Arcadio Montiel fue el primero en hacer mención al conflicto, sucedido por un diputado valenciano de Proyecto Venezuela; sin embargo este aspecto lo trataremos en el próximo artículo.

Sin duda alguna ese grupo de personas hacedores de vida política en la AN, están en la suprema obligación de discutir temas afectantes de la paz nacional, no podemos seguir en este “mientras tanto” que pareciera ser el único protagonista del día a día de un venezolano. Ya basta señores, exijamos los derechos correspondientes y la respuesta veraz a la causa de los males actuales, que van más allá de hablar mal de la 4ta república de cuyas obras aún vivimos.

Crédito a los buhítos: