miércoles, 22 de mayo de 2013

La última canción



Una chica rebelde de 17 años vive con su madre pero se ve obligada a pasar un verano con su padre en una pequeña población de Carolina del Norte, ella no puede imaginar una tortura peor. Hace 3 años que sus padres se separaron, pero ella nunca lo superó, renunciando no solo a su padre sino también a una carrera como pianista a la cual su padre la había orientado desde pequeña. Su padre, músico y profesor de piano, la ayuda a descubrir la importancia de los diferentes tipos de amor que existen en la vida de una persona: el que existe entre padres e hijos, el amor por la música y el primer amor por un chico. 

El autor toma el amor, como acostumbra en sus novelas, y lo vuelve el punto central de sus historias pero esta vez logra hacerlo desde la familia, un tema tan cercano a todas las personas que sacará todos los sentimientos del lector a flote. Otras novelas del autor son: El diario de Noa, Un paseo para recordar, Mensaje en una Botella, Noches de Tormenta, entre otras muy conocidas. 

La narración de Sparks sumerge al lector en páginas y páginas llenas de sentimientos, una historia que habla de la importancia de la familia, del amor incondicional de un padre hacia sus hijos, y del amor de los hijos hacia un padre, de sacrificios, malos entendidos, de rencores y perdón, de sueños y esperanzas. Así como también habla del primer amor, de la amistad y de los planes de futuro. Una historia cargada de sentimiento, dulce y amarga, un libro dramático y romántico, así como fresco y fácil de leer. 

Nicholas Sparks presenta en la última canción una historia de amor dentro de un drama familiar, una novela que quiebra el corazón y enseña el valor de la familia, una lectura bastante dura, que hacen reflexionar, meterse en la piel de los personajes y sufrir con ellos. Un libro que al cerrarse se necesita desconectar y dejar pasar un poco de tiempo antes de hacer borrón y cuenta nueva, una lectura de las que dejan huella y no se olvidan. 



Crédito a los buhítos: