sábado, 4 de mayo de 2013

Los Villegas se apoderan de la información en Venezuela


Desde el anuncio de venta del canal de noticias Globovisión en el mes de marzo, muchas han sido las murmuraciones e hipótesis, en vista de su adquisición por parte de un empresario cercano al gobierno actual. Notando su línea editorial extremadamente disidente y siendo el brazo derecho, desde la comunicación masiva, de la oposición; pareciera peligrosa esta venta.

Una vez transcurridas las elecciones presidenciales, las negociaciones se consolidaron y a partir del viernes 3 de mayo, la dirección general de la empresa está en manos de los periodistas Vladimir Villegas, ex presidente de VTV a principios de la década pasada y Leopoldo Castillo moderador de uno de sus espacios más antiguos, Aló Ciudadano.


Con este cambio en la junta directiva se busca garantizar a la empresa más años de vida (cuya licencia vence en el 2014), hacerla más equilibrada, su inclusión en el proyecto de televisión digital promovido desde el gobierno y la ampliación de su plataforma tecnológica. Es así como el nombramiento de Villegas pasa a ser una táctica, cuya finalidad tiene por objeto mantener buenas relaciones con el actual ministro de comunicación, su hermano, y que los dirigentes políticos pro gobierno visiten la empresa. Castillo estará en la dirección general para generar tranquilidad a los empleados y de alguna forma hacer ver que la línea crítica, pero suavizada, contra el poder se mantendrá.

Los medios, como empresa, no deben coexistir como partidos políticos, sino con un interés social y económico, dirigiendo sus esfuerzos a todas las personas. Pero sabemos, que desde la llegada de los rojos al poder, la crítica no pareciera gustarles. Y en televisión los canales más grandes e importantes han dejado en segundo plano la información, dándole relevancia al entretenimiento absurdo, vacío y soez que llena en un 80% su parrilla de programación. Obviando los enormes problemas del país.

Notando que Ernesto Villegas  es el encargado de la “comunicación y la información oficial”, si así  se puede llamar; en contraposición estará su hermano desde una empresa que promete convertirse en la versión audiovisual de Últimas Noticias, cuyo diario es muy respetado y reconocido por mantener una línea que alienta el equilibrio en la información.

De todas formas, si la nueva gerencia en Globovisión buscara fomentar el  periodismo clientelar, haciendo obviar a la oposición, yo creo que estos buscarían nuevos mecanismos para hacerse escuchar.  

Crédito a los buhítos: