sábado, 4 de mayo de 2013

‘Mama’: érase una vez la historia de siempre


Desde que estoy escribiendo críticas sobre películas, no me había atrevido a decir nada sobre el género de terror… hasta hoy. Recientemente, se ha hablado bastante de la película canadiense ‘Mama’ y es que hacía mucho que no producían un filme que tuviera un susto particular y no tan diferente al resto.

La historia es sobre las pequeñas Victoria y Lilly que desaparecen en un bosque cinco (05) años atrás. Buscadas hasta el cansancio por su tío Lucas (Nikolai Coster-Waldau) y su novia Annabel (Jessica Chastain) son halladas en extrañas circunstancias y con comportamientos extraños. De esta manera, comienzan entonces una nueva vida de la mano de Annabel, pero pronto descubren que alguien o algo misterioso las sigue arropando por las noches.


En año 2008, Andrés y Barbara Muschietti presentan un cortometraje de terror, donde, en solo tres (03) minutos fueron capaces de crear y mantener la atención. Sus armas fueron pocas, pero efectivas, y su dirección dejaba ver una promesa de futuro. La idea era buena y su escasa duración pedía a gritos (según muchos) un tiempo mayor.

Es por ello que Guillermo del Toro oficia como productor ejecutivo del largomentraje, aportando ideas, sugerencias y opiniones, y basado en su experiencia, logra que Andrés lleve esos tres (03) a cien (100) minutos de duración.

La primera mano de cartas del argumento de ‘Mama’: el padre, las niñas, la casa aislada, la presencia... es un terrero cargado de tensión e incertidumbre y Muschietti consigue, junto a su cámara, mantener al espectador sobre la uña de un pie. Todo eso acaba en un abrir y cerrar de ojos y solo los efectos de sonido (típico susto del genero) arropan la película hasta su especial desenlace.

Cabe destacar que el género de terror debe reinvertarse urgentemente. Los típicos fantasmas, las apariciones, los muertos vivientes, las voces del más allá, los asesinos en serie, las profecías o asesinatos sin explicación, son algunos de los muchos clichés que bombardean a diario en las carteleras.

La idea es grandiosa e interesante. El propio director del cortometraje, Andrés Muschietti, funge como el de la película. Su intención es muy buena y el talento le sobra, pero no para este caso.

El arranque es sobrecogedor y terrible; a medida que avanza todo se vuelve débil hasta el punto que no logra el objetivo de terror que muchas películas de este género profesan. A pesar de todo esto, el aspecto técnico de la cinta es altamente destacable, desde la fotografía hasta la banda sonora original. Asimismo, todas las miradas apuntan al grandioso Nikolaj Coster-Waldau, pero sobre todo a la majestuosa Jessica Chastain, tan espléndida en cualquier sentido y que cada vez deja en evidencia que es una de las mejores actrices de su generación.

Vale decir que a la historia de fantasmas no le falta el inevitable tono gótico y el clima oscuro, lo que le permite al director lucirse en la ambientación y en la puesta en escena, y darle mucha presencia y anchura a las dos niñas que portan la mayor responsabilidad, por así decirlo.

‘Mama’ tiene su toque de originalidad y aunque contenga más críticas malas que buenas siempre habrá algo que rescatar (en este caso el aspecto técnico). No cumple, quizá, con lo se quería (asustar y aterrar), pero entretiene y con un buen sonido, hará brincar a más de uno.

By the way, yo la sentí como una versión cinematográfica de ‘La Llorona’. Estoy convencido que no soy el único. ¡Véanla, experimenten y construyan sus propias conclusiones!



Crédito a los buhítos: