miércoles, 1 de mayo de 2013

#NoTabú Los feos también tienen derecho…



Complaciendo a un amigo con este tema digo...


Si la fealdad fuese de verdad relevante en nuestra vida, podrían jurar que Ronaldinho no fuera reconocido por sus magnificas jugadas en el campo.

La gente ya tiene un esquema en su mente; si la persona es fea, entonces tiene dinero; si no es el dinero, entonces es la labia; y si no es ninguna de las dos, YO DIRIA, es ¡LA ACTITUD!


Miren, al fin y al cabo todo se vuelve netamente una motivación SOCIAL… pueden colocar en frente a un hombre increíblemente hermoso, pero si actúa, se comporta y piensa como para catalogarlo “huevo sin sal”, entonces la belleza no le llevo muy lejos. Y de ser al contrario, colocando un hombre lamentablemente no tan agraciado físicamente, pero que la impresión que causa en ti, es “Uaooo, el tipo la mueve, se las trae”, entonces ganaste la jugada my friend.

“Que lo que importa es lo interior” Muy cliché no? Normalmente las personas que lo dicen son las que más juzgan por la apariencia, sin embargo, no estamos muy lejos de la realidad con esta frase. Por ejemplo: de tener a alguien con una belleza transcendental, pero que en el sexo no haga mas que decepcionarte es muy #FAIL; y tener a alguien que su apariencia física lo eleva a tal punto de interesarte a hablarle, pero que por dentro esta “hueco” es triste.

Vivimos en un mundo donde la vanidad nos esta arrasando, donde la publicidad y el entorno social nos dice que debemos vestir bien y estar en forma para encajar. Imposible que les diga que deben ser bellos, ya que si son feos eso ya no es su culpa (jaja).

No os preocupéis por haber llegado tarde a la repartición de belleza, "siempre hay un roto para un descosido"; es decir, hay un bello para una bella, un feo para una fea, un asqueroso para una asquerosa y un feo para una bonita y viceversa, en dado caso donde el dinero O LA ACTITUD hayan vencido todos los obstáculos.

¿Qué los feos no tienen derecho a amar? Observa y aprende:



Vivo ejemplo de un feo, pero con ACTITUD. Aquí la variable dinero no hizo mucho, ya que al fin y al cabo ella no lo necesita.

Pura psicología social, que si los feos la saben manejar tienen este mundo de bonitos ganado.




Crédito a los buhítos: