viernes, 31 de mayo de 2013

#NoTabú Sujetadores Push-Up, ¿Publicidad engañosa?



La publicidad engañosa, en palabras concretas, es cuando las características que se promueven de un producto no coinciden con lo obtenido en la realidad. Es como cuando crees que te comerás una Big Tasty tal cual a la del comercial y al llegar a McDonald's te encuentras con una SMALL-TEENY TINY Tasty, que lo único que te provoca es caerle a golpes a Ronald McDonalds.

Bueno, algo así, más o menos, es lo que sucede con esta maravilla de sujetador “Push-Up”, el cual comenzó en su apogeo en los años 90. Quizás muchos hombres hayan vivido esa experiencia de creer que se comerán dos súper NARANJAS las cuales están “empujadas hacia arriba” (tal cual su traducción), y pues se encuentran es, con dos SMALL-TEENY TINY limones.


Lo anterior mencionado definitivamente no es motivo para que mujeres dejen de usarlos, mas bien, merece una gran felicitación al creador de los mismos por inventar estos sujetadores que favorecen tanto la figura de la mujer. ¿Qué tienen miedo a que su chico se decepcione? Para nada. Como dice el dicho: “Lo que vale es la primera impresión”

Después de la primera impresión, quizás, venga una no tan buena; que esas picadas de zancudo estén camuflajeadas con el Push-Up, no es de preocuparse. Luego de tener la primera etapa ganada, cuando ese chico ya esta encantado con otras virtudes, NO brindara demasiada importancia a el gato por liebre que le metieron. Y dado el caso de afectarle, pues le toca recordarlas con el Push-Up puesto, ellos son muy buenos con la imaginación ¿o no?

La que se quiera ahorrar el drama, entonces colóquense algo que le refleje lo que en realidad tienen. Total si alguien las va a querer, va a suceder con o sin tetas.


¡Buenas noches!




Crédito a los buhítos: