sábado, 1 de junio de 2013

Más allá de la separación de Nader y Simin


Cada día que pasa me convenzo que el mundo cinematográfico es poderosamente amplio y la velocidad con la que ‘aparecen’ nuevas películas es incalculable. Diferentes géneros, premisas, historias y un sinfín de locaciones existen, hoy por hoy, para realizar cintas buenas, regulares, malas, pero también excelentes. Este es el caso del siguiente filme.

‘A Separation’ es de esas joyas que uno encuentra cuando busca algo diferente a lo que, normalmente, vende Hollywood. Es una película dramática iraní del año 2011 que escribió y dirigió Asghar Farhadi. Relata la vida de un matrimonio constituido por Nader (Peyman Moaadi) y Simin (Leila Hatami), junto a su hija. Simin quiere abandonar Irán en busca de una vida mejor, pero Nader se niega a marcharse, porque su padre está enfermo de Alzheimer. Se separan y él decide contratar a una mujer para que le ayude a cuidar de su papá. Un día, al llegar a casa, su vida dará un vuelco.


El ritmo y la dirección son excelentes; una historia sin mayor importancia se vuelve intrigante, incluso angustiante. El comienzo es realmente maravilloso, cuenta con una economía de medios que mete al espectador en la película y le explica el porqué de esa separación, hasta el punto de comprender las diferentes motivaciones de los personajes.

La cinta se caracteriza por poseer un tono documentalista que la hace más cercana y real. Desde el primer minuto, la cotidianidad de una familia y su entorno, construyen una historia con sustancia, pero con una carga emocional elevada.

Es una película que está realizada bajo un guión bien elaborado (uno de lo más sólidos en la historia del cine) y complejo, centrándose más en los conflictos y la gravedad de lo que está en juego. La cámara se introduce en la vida de los personajes de una forma tan natural que pocos pueden notarlo, puesto que no remarca ni subraya nada, simplemente es capaz de mostrar lo que hay, lo que se vive en ese país bien desequilibrado -culturalmente hablando- como Irán.

A destacar ese increíble final, en el que se plantea una pregunta que el espectador espera con ansias de resolución. Pocas son las películas que logran mantener a las personas pendientes de sus títulos finales, sin que nadie se mueva, esperando una respuesta.

Vale decir que lo sorprendente de todo este filme son sus personajes: no hay buenos ni malos, y la forma de transmitir al espectador esa sensación es verdaderamente impresionante. Los problemas culturales y religiosos son puestos en escena para recrear una historia plagada de cuestionamientos éticos y morales entre dos familias y más. Actuaciones emotivas y completamente llenas de credibilidad; las interpretaciones de todo el elenco son magníficas, en todo momento se vislumbran como personas reales, las cuales no siguen lineamientos, simplemente reflejan, de la manera más natural posible, la vida de esos personajes construidos. ‘A Separation’ fue merecedora del Golden Globe y Oscar a ‘Mejor Película Extranjera’ en el 2012.

Una cinta muy recomendable e imprescindible a los amantes de las historias realistas.



Crédito a los buhítos: