lunes, 3 de junio de 2013

Las incoherencias del “Señor Presidente”


Al escribir este artículo pensé en varias formas para titularlo y la de mayor fuerza fue colocar: las payasadas del señor presidente, pero por respeto utilizaré “las incoherencias”. Porqué decir esto, pues me parece carente de sentido toda esa ola de ridículas hipótesis lanzadas a la opinión pública por parte del actual jefe del Estado. Cómo es posible, que igual a Chávez, quiera señalar a cada rato la presunta orquestación de un plan para acabar con su existencia, el cual ahora sería a través de un veneno hecho en EEUU y entraría a Venezuela por Colombia. Si esto es así ¿cómo es que lo sabes mijo y no lo has denunciado ante las instancias correspondientes?

En reiteradas oportunidades he escrito sobre los idiotas argumentos creídos por el pueblo, no dudo que más de un “ingenuo” esté de acuerdo con todo lo esgrimido por el “Señor Presidente”; sin embargo, he ahí donde surge mi inquietud referente a este aspecto bien particular sobre si pueden tener razonamiento alguno tales  denuncias.

En tiempos de Chávez era el mismo calamar. El hombre frente a personalidades importantes como presidentes de otras naciones o miembros de la prensa, se la pasaba divagando diciendo que habían descubierto planes para atacarlo y al final duró 14 años sentado en la silla de Miraflores y sumiéndonos en una miseria que hoy apenas empezamos a saborear.

No podemos pasar otros 14 años escuchando a trogloditas demagogos hablando gamelote, ignorando los verdaderos reclamos del pueblo. Este gobierno cuenta con solo 100 días para hacernos ver su calidad de gerencia pública. Por allí dicen que los primeros 100 días son el reflejo de lo que será el futuro de los mismos. Veremos y esperaremos, aunque por los vientos esto es ¡Más de lo mismo!

La inoculación. A partir de la enfermedad de Chávez y posteriormente su fallecimiento, empezamos a escuchar este término constantemente y al parecer se puso de moda. Yo creo que a muchos de los políticos de turno les deberíamos inocular INTELIGENCIA, pero como hay algunos que el cerebro no les da para mucho definitivamente debemos inocularles algo para que se vayan, no sé si de este país o del planeta para no volverlos a ver más nunca. ¡YA BASTA! Venezuela está harta de tanta mediocridad y marginalidad. Al país lo estamos perdiendo y nadie hace nada. Seguimos peinándonos la cabeza, olvidándonos que la misma tiene otras funciones.

Ojalá ocurra algo que dé un giro radical a nuestra nación y la encamine por un sendero de verdadero trabajo, esfuerzo y progreso.


Crédito a los buhítos: