miércoles, 12 de junio de 2013

50 sombras más oscuras



Cincuenta sombras más oscuras (o mejor dicho: Cincuenta sombras más adictivas) es la segunda parte de la famosa saga Cincuenta sombras de Grey escrita por la ahora muy reconocida británica E.L. James, quien en veintidós capítulos narra la continuación de la historia entre los protagonista y no puede ser mejor, definitivamente la persona que dijo que las segundas partes no son tan buenas como la primera no leyó este libro.



Luego del triste y sorprendente desenlace del libro anterior, Anastasia trata de recuperarse, olvidar e iniciar su carrera profesional pero olvidar no es fácil, y menos si se trata de Christian Grey, así que retoman su relación, probando algo nuevo para Christian: tener un noviazgo sin un contrato de por medio, descubriendo su lado romántico, y para Anastasia: descubrir un mundo sexual erótico y oscuro. Christian debe enfrenar su pasado para poder tener un futuro con Anastasia ¿Podrá Anastasia vivir bajo la sombra de ese pasado?

El encanto y la seducción del enigmático Christian Grey es la principal atracción del libro, el misterioso multimillonario tiene 50 sombras que se descubren página tras página y el lector logra aproximarse mucho a él, hasta entenderlo; es como ayudar a un niño a aprender a caminar, el lector se emociona al presenciar los pequeños pasos hacia la madurez emocional que Christian da. Sin embargo, no todo puede ser perfecto y la diosa griega que vive en el interior de la protagonista es insoportable, la utilidad de su existencia es confusa, es como si necesitara culpar a alguien por lo que siente y desea, aunque a muchos lectores realmente les gusta el personaje, pero no todo es malo con el personaje protagónico femenino, Anastasia madura mucho y se convierte en una chica con poder de decisión propio… o casi.

Por otra parte, el libro resalta más, a diferencia que el primero, los sentimientos y una serie de peligros externos que antes no estaban presentes y harán más interesante la trama, tan interesante que ni las montañas rusas hacen sentir tantas emociones diferentes: miedo, amor, amenazas, desamor, engaño, sexo, violencia y amor ¿ya dije amor?  

Las personas que no se han atrevido aun a leer la saga por contenido les aseguro están equivocados, el libro no es más que una historia de amor, con personas y problemas reales agregando mucho drama. 

 

Crédito a los buhítos: