lunes, 10 de junio de 2013

Ocurre lo más temido: paralizado el sector universitario


Aunque ando enguayabado por el tema, lastimosamente es así las universidades (UCV, ULA, LUZ, UNEXPO, UPEL, UNA, UCLA, UC y otras) se encuentran de paro “indefinido”, aunque si nos metemos a filósofos esta protesta es más precisa de lo creído, se acabará el día del anuncio de aumento de 100% a los profesores en sus distintos escalafones por parte del gobierno.

Y bueno como algunos tienen inoculado el empecinamiento, pues estos días debemos apoyar a la academia venezolana y salir a la calle, dejar clara nuestra posición respecto al problema en las redes sociales y hacernos sentir no solo en los cuatro puntos cardinales, sino fuera de nuestras fronteras.


Todo se pudo haber evitado si desde el Estado las respuestas se hubieran dado en un tono más respetuoso y responsable entre las partes, y no de la forma como lo hacen aquí y especialmente el señor Pedro Calzadilla, quien luego de sostener varios encuentros con representantes de gremios universitarios, terminó calificándolos de “desestabilizadores”; pues claro en el país no se pueden reclamar los derechos, sencillamente algunos quieren de nosotros una actuación servil, complaciente, sumisa y permitamos el pisoteo constante por parte de los regentes de la nación.

Hoy, una vez más, no lo solicito, sino que exijo la unidad de los estudiantes, egresados, sociedad en general, profesores, obreros y empleados de las diferentes universidades del país y luchemos para que nuestro clamor sea oído y en Venezuela empecemos a hacernos valer. Ya basta de tanto engaño y humillación, seamos de la tendencia que fuere ambos sectores, tanto pro gobierno como disidencia, formamos parte del país y nuestros ideales y reclamos deben ser atendidos.

Está prohibido irse a dormir a las casas, a calarse todas las telenovelas, a andar entre fiestas y farras, o bueno iniciar nuevas profesiones en universidades privadas o institutos del Estado para “aprovechar el tiempo”. El reclamo es justo, y el mismo Calzadilla hace varias semanas lo reconoció.

De la misma forma como salimos corriendo con inmensa excitación para ver y escuchar las palabras de un Maduro o Capriles, hoy debemos salir a la calle en apoyo de nuestras casas de estudio, nos estamos jugando el futuro señores. Tenemos una responsabilidad con la historia, así como la generación del 28 luchó contra Gómez, la del 36 se enfrentó a López Contreras y la del 58 a Pérez Jiménez, hoy batallamos por una constante: LA MEDIOCRIDAD en la cual siempre hemos estado sumidos.


Tanto oficialismo como oposición estamos en la obligación de despejar de nuestras mentes esa idea de una lucha política, y reconocer que esta crisis nos toca a todos y quien puede solucionarlo es el gobierno actual; sin embargo, las circunstancias nos obligan a presionar y luchar por las reivindicaciones de nuestros docentes y empleados universitarios.



Crédito a los buhítos: