martes, 6 de agosto de 2013

50 sombras liberadas






El último libro de la trilogía 50 sombras de Grey escrito por E. L. James narra la vida de casado de Christian y Anastasia, y su relación continua como en los libros anteriores; tiene amor, pasión, confianza, sexo, dinero, juventud, romanticismo y todos los ingredientes necesarios para la perfección, lo único que mancha la felicidad son las 50 sombras de Christian Grey; los problemas emocionales por su infancia persiguen al protagonista de la historia y lo vuelven inestable, ansioso por dominar y con una gran tendencia a sobreproteger a Anastasia.

La narración no es perfecta y muchos dirán que la autora no sabe escribir, y lo acepto, pero desde el principio pensé que era parte del encanto, la manera simple y poco descriptiva con la que escribe hace sentir que está escrito por el lector y lo vuelve cercano desde mi punto de vista, sin embargo, en 50 sombras liberadas las repeticiones son insoportables y al igual que la extraña forma de redactar de E. L. James

Las escenas de sexo en este libro, por las cuales muchas personas leen la saga, no son memorables ni divertidas como en los otros libros, así como el tema de la dominación y sumisión, que tanto impacto en los primeros libros, queda olvidada casi por completo, en realidad la primera mitad del libro es torturante, página tras página es más de lo mismo; peleas sin sentido, los fastidiosos tics y las costumbres de Anastasia, sin embargo, esto último no se nota mucho si en lo único que se piensa en que se termine de una vez por todas el libro. A pesar de eso, la última parte del libro es mejor, el giro repentino que da la historia es genial y el epílogo es perfecto, súper interesante y original. 

Por otra parte, Anastasia como protagonista de la historia madura y va creciendo para afrontar y entender a su esposo ayudándolo a liberar todos sus demonios; y finamente los misterios detrás del gran empresario Christian Grey son revelados, el lector conoce sus miedos, las razones de sus distintas personalidades y extraños gustos sexuales.

En general, el libro decepciona para ser el final de la saga, la historia es pobre y no tiene razón de existir ya que es larguísimo y aburrido, sin mencionar el final cliché. Pero los otros dos libros (50 sombras de Grey y 50 sombras más oscuras) son bastantes entretenidos, emocionantes y llenos de pasión que se pueden leer y así conocer la historia que ha revolucionado a todo el mundo, a fin de cuentas es divertida, fresca y adictiva. 

La trilogía 50 sombras de Grey con más romanticismo que erotismo ha conquistado jóvenes y adultos vendiendo 31 millones de copias en todo el mundo, una buena saga, con sus defectos, sí, pero es una historia que nos muestra que una persona por amor es capaz de cambiar y hacer hasta lo imaginable por el otro. 




Crédito a los buhítos: