lunes, 26 de agosto de 2013

El estigma de 'lo que fue' se cierne sobre Globovisión

Imagen cortesía de Google Images
Ningún medio de comunicación, provenga de determinado sector económico (público o privado), de derecha, centro, izquierda o alguna combinación de las mismas; será lo suficientemente ecuánime, objetivo e imparcial para que las distintas corrientes políticas o clanes sociales se sientan cobijados o representados. Pero es que ateniéndonos al 'deber ser' los medios existen con el pleno propósito de informar, educar y recrear a la sociedad. Presentarle los hechos e hipótesis de las causas a los grupos humanos. Buscar la verdad de los sucesos y estructurarla de la forma como se considere idónea y relevante.

Con todo esto evidenciamos, que el trabajo de un medio deja de ser objetivo o imparcial, porque interesan los intereses de su propietario, el gobierno (en nuestra experiencia, muy distinto a la tv pública española) trabajadores y en algunos casos sus anunciantes.

Nadie puede desconocer el trasfondo político y económico que mueve a las empresas de la comunicación en Venezuela. Por ejemplo, a Últimas Noticias no le convenía confrontar al gobierno si mantenían una estrecha relación comercial (creación de textos y otros materiales de imprenta), y más ahora con su nuevo propietario Diosdado Cabello, a Venevisión y Televen en pos de fortalecer su negocio era necesario negociar con el extinto Hugo Chávez, en Globovisión sus propietarios fueron militantes de AD y la 1BC, más allá de criticarlos con razón, fustigó a los gobiernos democráticos cuando contravenían sus propósitos. Es decir, la relación amor-odio entre medios-Estado dependerá de cómo se vean perjudicados o beneficiados.

Aún con todo esto, resulta público y notorio la ineptitud y corruptela de la 'Revolución Bolivariana' para resolver los problemas de la sociedad venezolana. Aquí se profundizó el jugar al sectarismo, la canalla y el avivamiento de los resentimientos. Quisieron ser los filósofos más grandes en nuestra historia republicana y han sido mayores las pérdidas dejadas que las ganancias. Y con todo el panorama ¿los dueños de los medios deben hacerse los pendejos o salir a la calle a confrontar lo que dice y hace el gobierno con lo que siente y ve la gente? Que a fin de cuentas es el mejor contralor.

Desde 2010, Globovisión entre los adeptos de la oposición cobró mucha fuerza, y todo a causa del debilitamiento de los otros canales y la ausencia de espacios para las voces disidentes, contribuyendo la salida definitiva de RCTV del cable y satélite. Pudiendo decir, que ciertamente con Globovisión los opositores se sentían identificados. Al cerrar esa ventana, entonces la televisión venezolana, hoy, ya no representa a este grupo de la sociedad, obligándolos a recurrir a la prensa, radio, redes sociales y otros recursos del Internet.

Globovisión nunca pudo ser 'amiga' del gobierno, porque el segundo nunca tuvo la intención de serlo. Chávez, en cadena nacional ofendió al señor Alberto Ravell (un reconocido periodista venezolano, senador por AD e ilustre yaracuyano, padre del director general de la única cadena audiovisual de noticias Alberto Federico Ravell). Estos y otros motivos anteriormente señalados condujeron al problemático vínculo entre ambos.

Actualmente de la empresa se fueron parte de sus miembros fundadores (Nitu Pérez Osuna, María Elena Lavaud, entre otros), comunicadores de prestigio (Jesús Torrealba, Román Lozinsky, Marianna Gómez, el cuarteto de Buenas Noches, Gladys Rodríguez, Ana Karina Villalba, Roberto Giusti…) y uno de sus símbolos, el señor Leopoldo Castillo. En sus noticieros se han dedicado a la difusión de información contra el gobernador Henry Falcón, se omiten noticias, priva el contenido internacional, deportivo y de espectáculos, frente a los tópicos sociales, económicos y políticos de Venezuela.

Desgraciadamente vivimos un cerco en el cual mantenernos informados es un sacrificio. De los nuevos propietarios del canal 'más seguido en Twitter' no esperemos consideración y solidaridad. A ellos les mató el hambre el gobierno, es lógico que toda una plataforma se halle a su merced. Lo que reafirma la doble moral de la 'Revolución Bolivariana' es que en VTV por mucho tiempo se dedicaron hablar pestes de Nelson Mezherane, dueño del Banco y Seguros Federal y en reiteradas ocasiones decían que los banqueros se convertían en propietarios de medios para esconder determinadas informaciones, pues los amigos de la secta (Gorrín, Cordero y Perdomo) ¿a qué actividad principal se dedican? Y como un día dijo el ciudadano: “la Globovisión que conocimos no será la del futuro”. He allí su condición de enigma y que convierte a sus empleados en víctimas de la dirigencia gobiernera actual.

Gabriel Rodríguez
@gabo_rodr

Crédito a los buhítos: