viernes, 20 de septiembre de 2013

‘The Call’, angustia, tensión y claustrofobia mortal


Cuando leí el titulo en inglés de esta película, por un momento recordé la canción ‘The Call’, 2001, del segundo sencillo de álbum ‘Black & Blue’ de la boyband, Backstreet Boys, pero bueno, ese no es el punto que realmente importa. 

La historia de esta cinta se trata sobre una operadora telefónica (Halle Berry), de una línea del 911 de la policía, la cual deberá luchar con sus miedos más intrínsecos para intentar salvar la vida de una joven (Abigail Breslin) de las manos de un asesino en serie que está secuestrando y matando a chicas por doquier en una de las localidades de los EE.UU.


Casi el 90%, de los 94 minutos de duración de la película, son de tensión pura, cualquier cosa puede pasar luego que se pierda la llamada y la angustia de Berry y Breslin es transmitida al espectador sin ningún tipo de dificultad. Es de esas películas donde uno quiere entrar a la pantalla, golpear al malo y ayudar a los buenos para que todo termine felizmente. Lo importante del asunto es cómo el director, Brad Anderson, es capaz de lograr evocar esas emociones que permiten el disfrute total o parcial de cintas como ‘The Call’ (911. Llamada mortal).



‘The Call’ es taquicárdica. Puede ser concebida como un thriller inquietante que no pierde su esencia hasta que inicia el tercer acto. Los primeros dos son únicos, pues en las manos de Berry está el intentar salvar a la vida de la víctima, ’jugando’ -con nada a su favor- a ser Dios e intentando desconectar emocionalmente del trance, incluso a los espectadores. Nada fácil, por cierto.

Aquí hay múltiples emociones: angustia, tensión, nervios, impotencia y el ritmo se mantiene imparable hasta casi el final. Vale decir que, desgraciadamente, flaquea hacia los últimos minutos por forzarse una situación llevada al límite y con resolución o no, lo poco convencional dice presente.


Halle Berry protagoniza un papel verdaderamente alucinante. Su actitud y la manera en la que trasmite su profesionalismo son únicos. Por su parte, Michael Eklund (el actor que interpreta al asesino) resulta convincente y deslumbra en su trabajo ¡vaya forma de verse como un psicópata! Merecidos aplausos a ambos.

Desde el punto de vista técnico, no hay mucho que sacar a relucir, sin embargo, la puesta en escena, la fotografía (junto todos los elementos que la componen) son increíbles. La representación del modus operandi del 911 y la escena de la búsqueda/persecución en la autopista se convierten en el plus de la cinta. ¡Impecable! 


La película es considerada de ‘alto concepto’ por muchos críticos. Fue un éxito comercial, contando con un presupuesto de producción de $13 millones y recaudando cerca de $60 millones (a pesar de recibir críticas mixtas). Halle Berry fue nominada en la categoría ‘Mejor Actriz de Drama’ en los Teen Choice Awards y ‘Mejor Actriz’ en los BET Awards.

Un dato sobre ‘The Call’ es que la historia en sí se pensó para ser una serie de televisión, pero D'Ovidio la reescribió como una película de 94 minutos. El proceso de filmación abarcó un lapso de 25 días; las escenas están rodadas en Los Ángeles, principalmente Burbank y Santa Clarita.


En fin, es una cinta bien superior a las películas de su estilo -aunque se rinda en el camino- y se aleje para considerarla una película excelente. ¿Recomendable? Sí, mucho. ¿Es el mejor filme en su estilo? Tal vez. ¿Merecedora de ovación? No, hasta allá tampoco. ¿Entretenida? Lo suficiente para no pestañar… o bueno, solo en los actos uno y dos, luego se convierte en otro cliché hollywoodense. A pesar de lo anterior, vale la pena.

Pablo Torres Viloria
@PablooTV

Crédito a los buhítos: