miércoles, 11 de diciembre de 2013

‘Elysium’: cine futurista y socioeconómico

 

El cine, como muchas de las cosas, son cuestiones donde la creatividad debe estar presente. Hoy día, resulta poco difícil ver algo completamente original, sin embargo, los cineastas -muchos de ellos, no todos- hacen un esfuerzo para sorprender, total o parcialmente, con esas historias que cuentan desde pantalla grande.

Hace unos días vi ‘Elysium, 2013’ sin ningún tipo de referencia, solo ganas de verla y poder escribir estas líneas. Es una propuesta sumamente interesante, adaptada al reflejo de nuestra sociedad; los intereses individuales privan por sobre todas las cosas y la distinción en clases sociales son, por mucho, causantes de un mundo como el que tenemos. Eso, precisamente, es lo que esta película tiene y da a todo aquel que decida verla. La manera en la que se trabajó esto, en conjunto a las buenas actuaciones de Matt Damon y a la talentosa Jodie Foster, dan en el clavo para considerar a 'Elysium' más que una película futurista y entretenida. 




Algunos críticos la consideran “una más del montón” y, probablemente, hasta tengan razón, pero cuando se valora por encima de lo que el cine ofrece y se le da mayor importancia a los temas políticos, sociales y económicos que maneja, es cuando la perspectiva de muchos cambia y puede analizarse por el otro lado de la moneda. 

'Elysium' es una metáfora (sí, no lo descarto) de lo que puede ser nuestro planeta Tierra en un futuro no muy lejano. Predominio del más fuerte (económicamente hablando) y lucha de clases sociales. En muchas sociedades, ya esto se ve plasmado, en otras, el despliegue es menor y algunas, definitivamente, se ocupan de otros asuntos, pero lo claro aquí es que: todo parece ir en la misma dirección. Una pena, la verdad.



Desde el punto de vista técnico, es una cinta en el que el manejo de la iluminación se adapta perfectamente a la ambientación y recreación de la época de los años 2100; contextualizada en tiempo y espacio a un crisis en la que la banda sonora original es la pincelada final para evocar toda esa situación de dolor, desesperanza y angustia que los habitantes de este planeta transmiten. Es una película poderosa en lo visual que deleita con alguna escena de acción particularmente vigorosa.

Neill Blomkamp fue el encargado de escribir, producir y dirigir no un éxito de película, aunque si una que se sumerge en aguas que otras no (por lo menos desde hace rato). Blomkamp, también, tuvo el trabajo de mostrar al mundo, en la que se convertiría en su ópera prima (‘District 9’, 2009), las vergüenzas de muchos realizadores de blockbusters de Hollywood. Reconocimientos por doquier ante un trabajo impecable, gracias al cual, los fieles seguidores del director, anhelaban que 'Elysium' lograra igual o mayor éxito que su antecesora. Estaba destinada a convertirse en la consagración de su director, pero la realidad fue otra y Sony se encargó de vislumbrar parte de ello -previamente antes de su estreno- dudando en la manera que se promocionaría la cinta y ocasionando retrasos en las salas de donde estaba pautado.


Punto adicional al reparto, sobre todo, por el gran -aunque no perfecto- trabajo de Matt Damon y Jodie Foster (sinceramente, la doble ganadora del Oscar, pudo deslumbrar a más de uno con una actuación memorable, pero se queda corta con miradas malévolas y diálogos altisonantes). Damon, por el contrario, se enfoca en querer ser un héroe de la humanidad, pero con un individualismo puro que no le deja ver más allá. Lo entiende y corrige. Sharlto Copley vuelve como villano en otro trabajo de Neill y no defrauda; esta faceta le permite recibir elogios desde 
cualquier rincón del mundo.


En fin, no es la mejor película del año 2013 y está muy lejos de serla, pero el exponer los temas que mencioné al inicio de este review, hacen que la considere interesante (hasta cierto punto) y entretenida a ratos. Y como siempre digo: véanla y saquen sus propias conclusiones. Lo bueno de esto es que cada uno puede armar su propia critica sobre el tema.

Pablo Torres Viloria

Crédito a los buhítos: