martes, 17 de diciembre de 2013

Mis deseos para el 2014



El 2013 será inolvidable, no por las cosas buenas que "ha dejao" (como dice la canción); sino por tantas sorpresas que sin lugar a dudas serán imborrables a menos que padezcamos muy pronto de Alzheimer. Pero como todo año, su ciclo temporal de 365 días pronto expirara.
                                  
Tradicionalmente cuando un año termina planeamos tanto para el siguiente, y deseamos todo lo positivo que aún no hemos podido consolidar. Tres palabras sencillas invaden nuestra mente y ser. La primera: salud, y no sólo la física, sino espiritual y mental. En este traginar de acontecimientos la vida se va volando y estamos tan sobrecargados que la volatilidad es tremenda. Por ello la salud plena es una condición que todo ser necesita y que le permite estar bien consigo mismo y la sociedad. Estar saludable es no desear el mal ajeno porque te cae mal, no compaginas con el vecino o sus ideas te parecen escualidas y las tuyas superiores.

Otro propósito:la prosperidad. Quieres que todo lo que emprendas se materialice,que el dinero sobre y el universo se acople a tus proyectos. Hoy, para que un venezolano pueda lograrlo pedimos que la prosperidad llegue por trabajo honrado y no porque se lo arrebatas a otro, que no haya una pérdida del valor del Bolívar pa que los cobres rindan, y que la inflación no te obligue a colocar precios por las nubes.

Finalmente la eterna búsqueda de la felicidad, quieres serlo a como dé lugar y los otros dos deseos te lo garantizan junto a la pareja nueva, el viaje de las vacaciones, aprobar todas tus cátedras o un mejor sueldo ante la pelazon. Lo cierto es que individuo que se respete quiere ser feliz, demostrarlo y transmitirlo. Contagiar la alegría. Por ende cada ciudadano quiere caminar por las calles con seguridad, disfrutar de óptimos servicios básicos, ser respetado y sentir que cuando vota u opina, ello ha valido la pena. La felicidad es que haya seguridad jurídica, acceso a los bienes y satisfacción de necesidades. Que nadie se acueste con hambre o que haga magia para estudiar, vestirse y suplir otras demandas.

En fin, todas estas descripciones son parte de mis deseos para el 2014. Ojalá el malestar ocasionado por el caos actual, se esfume en el 2014 y vivamos con CALIDAD. Que en cada familia prevalezca el amor, y quienes nos dirigen se tomen al país en serio.

Espero seguir contando contigo para este 2014, y lógicamente que esta plataforma siga siendo la cómplice. Clooking y sus lectores son no solo un sueño, sino el cumplimiento interactivo y gustoso del deber.

Infinitas gracias por tanto. En el próximo ciclo deseo continuar a tu lado para distraerte a través de cada análisis.

Feliz y próspero 2014. Que todos tus propósitos se materialicen y que en cada puerta cerrada no hayan menos oportunidades sino múltiples; para que demostremos cuan creativos e inteligentes somos.

Hasta enero :-)

Gabriel Rodríguez
@gabo_rodr

Crédito a los buhítos: