lunes, 13 de enero de 2014

¿Quién defenestrará a Capriles?


Posterior a los ‘desastrosos’ –para algunos– resultados del 8D, en la MUD se ha armado tal revuelo que Diego Arria, María Corina Machado y Leopoldo López han ofrecido declaraciones donde tajantemente aluden a que Capriles no puede seguir siendo considerado el ‘líder de la oposición’ porque el efecto de sus estrategias fueron inesperadas. A todas estas ¿cree usted que debería o no continuar encabezando Capriles la Mesa de la Unidad?

Yo considero que en la práctica política hay aciertos y
desaciertos; sin embargo en una de las publicaciones de la semana pasada aseguré que el problema de la oposición es que la unidad ideológica y de convicción es prácticamente inexistente, siendo una de las razones fundamentales para que el 8D los objetivos no se cumplieran.

Ante la demostración de agallas de estos partidarios, Capriles no sólo tiene como amenaza a Nicolás Maduro, Elías Jaua, medio parlamento oficialista en el CLEM y la AN, sino que dentro de la disidencia varios intentarán acabarlo políticamente. Con ello una vez más se demuestra que la política, o quienes la ejercen, no tienen compasión, ni les interesa el futuro de sus regiones con tal de lograr sus fines personalistas.

Ahondando en razones, si Leopoldo López no hubiera estado inhabilitado, en 2008 gana las elecciones de la Alcaldía Mayor y en 2012 el fijo candidato presidencial para adversar a Chávez habría sido él. Lastimosamente, las circunstancias no le permitieron lograrlo. Por otra parte, sus aspiraciones personales las ha demostrado en las organizaciones a las cuales ha pertenecido (todas con ideología diferente) PJ-partido de derecha: centro humanista-, UNT-de centro izquierda, y Voluntad Popular- también de la derecha: liberal y progresista. Evidenciamos que López quiere el poder de algo PORQUE SÍ, no tiene ideología, ni una convicción clara y real de qué desea hacer si llega a la presidencia del país.

María Corina Machado forma parte del ala más radical de la oposición, creyente en la tesis del Capitalismo Popular, o Social como algunos teóricos lo denominan. Una romántica que vivirá eternamente de ese discurso de la ‘República, Cuba y el régimen Castro-Chavista’, que no termina de calar en las bases aún cuando pudiera tener razón en varios planteamientos.

Diego Arria, un político experimentado, que a mi modo de ver ya se le han ido sus oportunidades. Pretender resurgir luego de tantos años de estar apartado de la escena pública nacional es un riesgo el cual se halla dispuesto a correr, y en el que no noto probabilidad de éxito. A sabiendas, que entre Capriles, López y Machado cuenta con muchas y mejores habilidades que todos ellos juntos.

Al final, lo interesante y que nos atañe con la publicación, resulta esa ambición desmedida y desubicada de algunos personeros de la MUD. Sus actuaciones reflejan su escasez moral y de vocación. Ciertamente, el gobernador de Miranda dejó pasar una brillante oportunidad el 15A al no llamar a la calle a sus seguidores; pero: cómo pensar en óptimos resultados de tal cruzada, si la MUD pregona democracia y actuar de tal forma, desconociendo a las instituciones del Estado, los aleja de su propósito promovido.

De continuar así, los errores en la oposición se acrecentarían y la percepción de la población los deterioraría en mayor proporción. ¿Hay o no que defenestrar a Capriles? Yo creo que tales circunstancias llegarán espontáneamente, y quienes pelean el liderazgo hoy, no irán pal baile.

PD: Pendientes con Ledezma, que con tanta publicidad del gobierno, quizás sea el que dé la estocada.


Gabriel Rodríguez

Crédito a los buhítos: