miércoles, 12 de febrero de 2014

La gloriosa juventud


Hoy celebramos una de las fechas más importantes de nuestra historia como venezolanos. Un 12 de febrero de 1814 el General de División José Félix Ribas junto a miles de jóvenes estudiantes, procedentes de distintos colegios y seminarios del centro de país acudieron a la ciudad de La Victoria para luchar contra las tropas del caudillo José Tomás Boves, en una batalla contra realistas y patriotas, donde una vez más la esencia de la libertad resultó vencedora en manos de almas puras, soñadoras y realmente revolucionarias que tuvieron un anhelo que pudieron materializar.

Al celebrarse el bicentenario de una fecha tan maravillosa, estudiantes y sociedad civil suman esfuerzos para decirle al Estado venezolano-sí el Estado venezolano y no el gobierno solamente, porque todos los poderes forman parte de una logia política que contraviene lo estipulado en la Carta Magna cuando claramente establece que debe haber “independencia de poderes”- que ya basta de tanta inseguridad, escasez, censura, un deficiente sistema económico, la inflación disparada y este ocultamiento de hechos (como la ausencia de dólares) que son confirmados por sus acciones posteriores.

Algunos piensan que habrá un golpe de Estado ¿cómo derrocar a alguien que no sabemos si realmente ganó la elección o si al menos nació aquí? No existe ninguna autoridad competente o con criterio que nos haya iluminado y que con su sentencia determine si realmente estas eran acusaciones infundadas o quienes lo dijeron andaban en lo cierto.

Particularmente dudo que pudiera acabarse el gobierno, pero sí se les pudiera dejar claro que hay cansancio no solo de opositores, sino de todo aquel que sea un ciudadano residente en Venezuela y que se niega a abandonar su país solo porque una cuerda de ineptos se ha enquistado en el poder para vejar a la ciudadanía.

Algo que critico profundamente es esa tradición detestable de los dirigentes de la MUD en los distintos estados, de iniciar protestas en zonas de clase media y no en lugares populares donde residen los más afectados que son los pobres del país. Porqué todas las concentraciones son en Plaza Altamira y no salen desde la Redoma de Petare donde también ganan elecciones. Porqué en Maracaibo, Plaza La República tiene que ser el punto de encuentro de todas las marchas, si en el oeste o sur de la ciudad habitan las clases más desposeídas.

Es lamentable que no se haga el esfuerzo para motivar a los indecisos, a los pobres y quienes votan por el gobierno pero detestan sus acciones. La mayoría de los venezolanos está en las clases media-baja, en la baja y los de pobreza extrema; quedarse anclados con la clase media o los ricos no puede seguir siendo el camino.

A los pobres hay que convencerlos de que con una inflación a 50% no rinde la plata, que importando los productos la inflación crece, que a punta de andar armando a los colectivos apoyadores del gobierno la inseguridad se les salió de las manos, que un país sin medios críticos de izquierda, centro o derecha no se progresa porque condicionan la posibilidad de formarte un criterio independiente.

Cánsate Venezuela de tanta marginalidad, cree en tu juventud que solo ellos son quienes luchan por estar mejor y hacer de la patria de Bolívar un lugar de encuentro y respeto.

A 200 años de la gesta heroica, quedarse en casa mientras nos ultrajan es tan solo una ofensa para nuestros próceres.

Gabriel Rodríguez

Crédito a los buhítos: