jueves, 27 de febrero de 2014

La lluvia trajo grandes cambios


Nadie sabía que aquel atardecer con cielo gris,
amenazante y con una tormenta por nacer,
iban a cambiar las cosas para siempre

La gente temía las lluvias y el viento,
buscaba dónde huir y dónde protegerse de la tempestad,
tal como les habían enseñado desde muy pequeños

Pero hubo una persona que se rebeló aquel día,
que se quedó esperando en la plaza mayor sonriendo...
parecía que disfrutaba mucho con lo que iba a venir

Y cuando finalmente comenzaron las lluvias torrenciales,
aquella persona empezó a danzar por las calles,
saltó en los charcos como un niño pequeño

Se quitó la ropa mojada con una elegancia y libertad nunca vista,
las risas se escucharon adentro de las casas,
la gente le observaba detras de sus ventanas

Y aunque le criticaron abiertamente -como era de esperar-,
hubo unas cuantas personas que tomaron la decisión
de acompañarle con las próximas lluvias … ¡Vaya rebelión!

Y así fue como en aquel pueblo,
en aquel día de cielo gris,
la lluvía trajo grandes cambios.

Poema escrito por Joost Sharrenberg el 02/07/2010


Emily Andrade

Crédito a los buhítos: