lunes, 24 de febrero de 2014

Leopoldo el nuevo “héroe y mesías” de una porción de la oposición



Tal cual aseguró, el coordinador nacional de Voluntad Popular se sometió a la justicia venezolana el día martes 18 de febrero entre una multitud que clamaba para que no lo hiciera. La radical posición del dirigente político y su férrea convicción de la debilidad y susceptibilidad del gobierno de Maduro a caer por medio de la presión social, han generado sentimientos encontrados en los seguidores de la oposición.

Al parecer muchos están convencidos de que Leopoldo y María Corina son los nuevos “héroes de la oposición” y que el primero sería el candidato idóneo para enfrentarse en unas elecciones contra el gallo del GPP. Ya nos damos cuenta que la militancia opositora se la pasará eternamente buscando a una figura que se enfrente, electoralmente, al gobierno; es decir, se avanza un paso y se retroceden cinco.


No me opongo a que Leopoldo López y su liberación sea una de las exigencias que deba hacérsele al gobierno, pero por Dios qué es lo que realmente quiere la militancia de la oposición: ¿Más políticos que la representen?, ¿Salir del gobierno psuvista?, ¿Qué sus demandas en las áreas socioeconómicas sean escuchadas y atendidas?, ¿Ser respetados como grupo político? O que por el contrario nos burlemos de esa necesidad continua de andar buscando atajos.

Cuando titulé el artículo lo hice en medio de la indignación y la ironía. Me siento cansado de que por la malcriadez de un sector de la disidencia todo tenga que modificarse porque sencillamente “ya no me gusta”. Fijé posición sobre López y sus intenciones reales, eso sí, en ningún momento acuso a este político de la situación de caos y anarquía a la que sometieron al municipio Libertador el 12 de febrero (día del inicio oficial de las manifestaciones); no obstante hay que estar claritos que su intención principal, al igual que la de Machado, es llegar al Palacio de Miraflores, ser jefes de gobierno y, por ende, antes de todo eso, representar como candidatos únicos a la MUD.

Ciertamente Venezuela no da para más y lo peor es que Maduro maniobra para que el caos se agrave y la confrontación se maximice; sin embargo, todos estos escenarios no solo de ingobernabilidad, sino de anarquía elevada al infinito continuarán ¿por qué? Sencillamente porque NO HAY dirección política, ni estratégica en las exigencias y motivaciones de quienes reclaman.

Lo siento por aquellos que luego de esto puedan sentirse aludidos o disgustados, es mi visión de la situación.

La diputada Machado hace días aseguró “la presión social es el punto de partida para la salida”; pero es que a estas alturas nadie nos ha dicho en qué consiste esa salida, no digo que debamos esperar seis (06) años a que termine el período del actual presidente, puede ser la presión social ORGANIZADA DEBIDAMENTE una forma de generar cambios y que en 2015 los parlamentarios de oposición logren mayoría de escaños, sin embargo unos quieren derrocar a Maduro y saben que la FANB, ni pendejos que fueran, los apoyarán; desean elecciones y conocen cuál es el protocolo legal para ello; quieren un nuevo líder en la oposición y están al tanto que las decisiones en la MUD las toman todos los partidos. Entonces, mis queridos amigos, ¿somos ilusos o nos hacemos?

Cada quien tiene derecho a preferir la opción política de su preferencia, eso forma parte de la libertad de pensamiento y expresión, pero resulta fundamental que reconozcamos el camino que realmente queremos recorrer y con cuáles intenciones, solo así nos ubicaremos y manejaremos el mismo lenguaje. Pienso que los héroes y maestros somos nosotros. Hacer a un político el todopoderoso es repetir lo que el oficialismo lleva 15 años haciendo.



Gabriel Rodríguez
@gabo_rodr

Crédito a los buhítos: