jueves, 6 de marzo de 2014

El largo camino hacia la libertad



El expresidente sudafricano, Nelson Mandela, publica en 1994 una obra autobiográfica llamada 'Un largo camino hacia la libertad' (en inglés: Long Walk to Freedom). El libro ganó el Premio Alan Paton en 1995 y se ha traducido a diversas lenguas.

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, un pueblo de 300 habitantes. Su infancia estuvo marcada por la amorosa presencia de su madre y la pertenencia a una gran familia: eran 13 hermanos, pero sus primos, tíos y abuelos también formaban parte cotidiana de su vida, según contó en su autobiografía. Allí se narra de dónde obtiene el apodo 'Nelson' ya que su nombre de niño era Rolihlahla, que podría traducirse como tira de la rama de un árbol o como un eufemismo para alborotador. También se narra su mayoría de edad, educación en la Universidad de Fort Hare y los 27 años en prisión. En régimen del Apartheid, Mandela era considerado como terrorista y fue encarcelado en la isla Robben por su implicación como líder del entonces ilegal Congreso Nacional Africano, desde entonces ha logrado reconocimientos internacionales por su lucha desde la presidencia por reconstruir una sociedad unida en el país. Los últimos capítulos del libro describen su ascenso político y su creencia de que la lucha continúa, pelea por asegurar los mismos derechos para todos los habitantes de su nación y su espíritu de reconciliación lo hicieron mundialmente conocido.

Nelson Mandela representa, para millones de personas, el triunfo de la dignidad, autodisciplina, el amor y de la esperanza sobre la persecución, desesperación y el odio. Su extraordinaria vida consagrada a la lucha contra la opresión racial lo hizo acreedor al premio Nobel dela Paz y lo alzó a la presidencia de su país. Desde su triunfal puesta en libertad en 1990 se convirtió en el centro del acontecimiento político más complejo y alentador de los últimos tiempos.

Mandela dedica que su libro está hecho en el fondo de su corazón y escribe: "a mis seis hijos: Madiba y Makaziwe (mi primera hija) que han muerto, y a Makgatho, Makaziwe, Zenani y Zindzi, cuyo apoyo y cariño atesoro; a mis veintiún nietos y tres bisnietos que tanto quiero; y a todos mis camaradas, amigos y compañeros sudafricanos a quienes sirvo y cuyo coraje, determinación y patriotismo continúan siendo mi fuente de inspiración".

Mandela finaliza su libro con estos párrafos que definen la libertad:
“Ser libre no es simplemente desprenderse de las cadenas, sino vivir de un modo que respete y aumente la libertad de los demás. La verdadera prueba de nuestra devoción por la libertad no ha hecho más que empezar. He recorrido un largo camino hacia la libertad. He intentado no titubear. He dado pasos en falso en mi recorrido, pero he descubierto el gran secreto. Tras subir a una colina, uno descubre que hay muchas más colinas detrás. Me he concedido aquí un momento de reposo, para lanzar una mirada hacia el glorioso panorama que me rodea, para volver la vista atrás hacia el trecho que he recorrido. Pero sólo puedo descansar un instante, ya que la libertad trae consigo responsabilidades y no me atrevo a quedarme rezagado. Mi largo camino aún no ha terminado”.

Emily Andrade

Crédito a los buhítos: