sábado, 22 de marzo de 2014

Papita, maní, tostón: béisbol, amor, respeto y taquilla


Hace un mes disfruté de un nuevo proyecto cinematográfico hecho por y para venezolanos, donde la idiosincrasia de nuestro país se vive y respira durante los noventa (90) minutos de duración de la cinta, representada en la fiebre por el béisbol, con la historia de Romeo y Julieta como base, recreando el célebre drama de William Shakespeare.

La película ‘Papita, maní, tostón’ es una comedia romántica que narra la historia de Andrés (Jean Pierre Agostini) y Julissa (Juliette Pardau), dos fervientes fanáticos de los eternos rivales: Leones del Caracas versus Navegantes del Magallanes, los cuales cruzarán sus vidas y se verán inmersos en una historia de amor, envuelta en desiguales momentos confusos y jocosos, que los llevarán a entender que no vale la pena batallar por las diferencias de lo que sucede en el campo de béisbol.


Además de Pardau y Agostini, en el filme resaltan reconocidas figuras de los escenarios venezolanos como: Miguelángel Landa, Emilio Lovera, Vicente Peña, José Roberto Díaz, Elías Muñoz, Juan Andrés Belgrave, Ana Terrero, Pedro “Budú” Pérez, Vantroy Sánchez y Orlando Ruggiero, entre otros.



Ópera prima del cineasta, Luis Carlos Hueck, quien además de ser el director figura también como escritor, editor de esta exitosa película y fundador de la productora audiovisual ‘Escotilla Films’

La cinta logra su cometido principal: desbordar una enorme dosis de comicidad en la mayor parte del filme. En ella se respira béisbol y humor por los cuatro costados. Desde el punto de vista fotográfico, se evidencia un buen trabajo y, sumado a la musicalización, se alcanza otro de los objetivos. La química entre Jean Pierre Agostini y Juliette Pardau se da desde el primer minuto y el resto del elenco es un lujazo. El problema más grande es, quizá, que aunque el cine venezolano ha evolucionado, todavía le falta para ser competitivo.



Con respecto a la producción destacan la fotografía de Carlos Luis Rodríguez, el sonido de Frank Rojas y Daniel Rojas, la música de Elik Álvarez, el montaje de Jonathan Pellicer y Diego Carrier y la dirección de arte de Yvo Hernández. El trabajo luce sólido, bien realizado. La secuencia de inicio de la cinta, perfectamente, sitúa al espectador en la cultural del béisbol en Venezuela y define el fanatismo de las masas hacia este deporte.

El guión se desarrolla sin muchas complicaciones, permitiéndole al público atravesar y digerir una historia un tanto ingenua, pero bien construida. Se entrelazan varios conceptos alrededor de la idea principal: el amor une a los distintos. Hueck le imprime una sencillez narrativa y simbología primaria a sus personajes, donde brilla el populismo en cada uno de ellos y la caracterización de los Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes guardan sus condiciones clasistas. El director sabe cómo crear conflictos, definir un clímax casi trágico y desembocar en una salida lógica, dejando la ventana abierta para ¿una continuidad? Tal vez.



‘Papita, maní, tostón’ va un poco más allá de ser simplemente una comedia romántica, toca el tema de la verdad y lo hace recordando que esta, en cualquier momento, cuando menos lo esperemos, saldrá a la luz; educa al espectador para que no mire al otro como un enemigo solo por pensar diferente y ser seguidor de cualquier equipo, aludiendo que el venezolano tiene razones de peso para dejar a un lado las diferencias y sonreír a ese amigo, hermano o conocido; y, finalmente, dejando el mensaje de tolerancia, respeto y reconocimiento entre los que hacen vida en esta nación.
"La intolerancia, la humillación y el desprecio deben ceder paso al reconocimiento, la comprensión y la aceptación del otro que no es como nosotros. No importa si eres magallanero o caraquista, en el estadio cabemos todos. Como debería ser en la vida global del país. Este aporte hay que agradecérselo al director venezolano". Alfonso Molina
Entre tanto, el pasado 17 de marzo la película volvió a ser noticia tras conocerse que superó a las cintas ‘Homicidio culposo’, estrenada en 1984 (vista por 1.335.252 de espectadores) y ‘Macu, la mujer del policía’, estrenada en 1987 (vista por 1.180.621 espectadores).

‘Papita, maní, tostón’ superó el umbral de los 1.350.000 espectadores, según lo informó el presidente del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac), Juan Carlos Lossada, en su Twitter.

"Tras 30 años @papitalapeli rompe récord de Homicidio Culposo (1984) y pasa a ser el filme nacional más visto en el país. #CineVenezolano", tuiteó @lossadacnac.
Papita, maní, tostón tendrá secuela

Tras imponerse como la película más taquillera de la historia de la cinematografía venezolana con más de 1.350.000 espectadores (y sumando), ‘Papita, maní, tostón’ se prepara desde ya para una segunda parte en la pantalla grande.
 

“Todo el elenco está de acuerdo con volver. De hecho, esta semana haremos una lluvia de ideas en mi casa para ver qué se nos ocurre a todos juntos; qué proponen ellos sobre la continuación de sus personajes en la trama, más las ideas que yo tengo”, señaló Luis Carlos Huec.

Pablo Torres Viloria

Crédito a los buhítos: