martes, 1 de abril de 2014

La ladrona de libros


Markus Zusak es hijo de una familia humilde, trabajó como conserje y después estudió profesorado de Inglés, escribe con su estilo es original y poético 'La ladrona de libros' publicada en el 2005.
Lo más impactante -y lo mejor- del libro es que el narrador es la muerte, un recurso muy original y que engancha al lector fácilmente. La muerte cuenta la historia de Liesel Meminguer, una niña alemana que al comienzo de la Segunda Guerra Mundial se ve obligada a vivir con unos padres adoptivos y se conocen los horrores que vivieron como ciudadanos normales que trataban de seguir con sus vidas mientras lejos se desarrollaban unos acontecimientos dramáticos, sin embargo, la guerra no es el tema principal, los protagonistas son la amistad, la esperanza y sobre todo el amor por la lectura.

El libro cuenta con datos históricos, personas que intentan sobrevivir, sentimientos fuertes y emociones enfrentadas; es muy interesante leer sobre la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de los alemanes, no todo es blanco y negro, hay una gran escala de grises y con lecturas como esta se aprende a ver la vida de forma diferente. No solo la historia es lo que enamora, son los personajes únicos y que van creciendo a medida que pasan las páginas debido a momentos duros y difíciles, pero nunca pierden la esperanza y los libros son las palabras que les dan fuerzas para seguir.

Los libros son la posesión más preciada de la protagonista, la lectura tiene un poder positivo sobre ella y sobre los otros personajes. Encontramos una niña que crece mientras descubre el maravilloso mundo de las letras, un judío en busca de refugio, un padre tierno que le da todo el cariño del mundo a su hija, una madre malhumorada siempre dispuesta a ayudar y un niño que representa la honestidad, rebeldía y la amistad.

En conclusión, con una narración por parte de la muerte, el libro tiene un aire misterioso, inquietante; pero poético, ágil, tierno, inesperado, impactante y, a veces, cortante, seco, cruel y muy real. Al terminar el libro hay que estar preparado para llorar porque la ladrona te robará el corazón.


Emily Andrade

Crédito a los buhítos: