sábado, 17 de mayo de 2014

No se aceptan devoluciones: melodramática paternidad


Esta es la primera vez que escribo un review sobre una película mexicana, porque no soy muy amante a ese tipo de cine, pero cuando me encontré con esta cinta, mi percepción cambió lo suficiente como para compartir con todos lo siguiente:

‘No se aceptan devoluciones’ es una película mexicana de comedia dramática protagonizada, co-escrita y dirigida por el actor, Eugenio Derbez. La lucha de Derbez por materializar su sueño fue larga y tras 12 años, el comediante logró marcar su enorme debut en el ámbito cinematográfico y convertir la cinta en un hecho posible. 

La historia –como muchas otras– quizá resulte familiar porque relatos entre adultos y niños hay una gran cantidad, pero cuando un hombre un tanto irresponsable se encuentre, de buenas a primeras, al cargo de un bebé y exista una emocional relación entre ambos, está claro que será una formula efectiva para conectar con el público, aunque habrá que saber tocar las teclas adecuadas para lograr ese cometido.

Para casos así, un tono ligero y sutil, resulta necesario, a fin de permitirle a los espectadores pasar un rato agradable, sabiendo jugar con sus emociones y no decepcionarlos de buenas a primeras. Esta causalidad permitirá llegar hasta la fibra del más insensible. 


A ratos, la película tiene sus pinceladas de parecido con ‘La vida es bella’ (La vita è bela’, Roberto Begnini, 1998) por la forma en la que el padre dibuja un mundo algo diferente a su hija. Este es un recurso que le vale a la historia para conectar con el público y regalarle unos minutos de metraje donde el amor priva por sobre todas las cosas.

La fotografía y banda sonora tienen un cuidado particular, cada una reúne el compuesto del relato y de su esencia en sí. Destacan las locaciones de Cancún (México) y Los Ángeles (California) para desarrollar una historia dramática, cómica y que probablemente no deje un buen sabor de boca con ese inesperado final. Solo, la persona que la vea, será capaz de discernir si entra en sus recomendaciones cinéfilas o simplemente la desecha como una película de “domingo en casa”.


Con respecto a los personajes principales, Eugenio Derbez y Loreto Peralta transmiten una química única. De inicio a fin, el trabajo de cada uno de ellos es excepcional: no cansan, no aburren, son simpáticos y agradables. Van un poco más allá de la relación laboral que existió detrás de cámaras y, por supuesto, se vislumbra el enorme compromiso de cada uno para con el público en general.

En definitiva, ‘No se aceptan devoluciones’ es una comedia dramática que busca la manera de pintar una sonrisa en cada uno, tropezando con algunos clichés, pero siguiendo adelante hasta divertir y emocionar.

“Diez dólares para el taxi pueden ser la mejor inversión de tu vida”. Valentín. (Eugenio Derbez).

Pablo Torres Viloria

Crédito a los buhítos: