lunes, 11 de agosto de 2014

Hasta siempre, Robin Williams (1951-2014)


Hoy el mundo está de luto. Uno de los actores más queridos por adultos y jóvenes fue hallado muerto en su hogar en el norte de California, tras un aparente suicidio. Robin Williams marcó un legado en la historia del cine, la comedia y las artes escénicas.

El fallecimiento de Williams, conocido por sus papeles en películas como Jumanji y Dead Poets Society entre otras tantas, fue confirmado por la esposa y el representante del actor.

"Había estado luchando contra una depresión severa", dijo Mara Buxbaum, la representante.

"Esta mañana perdí a mi esposo y mi mejor amigo, mientras que el mundo perdió a uno de los artistas más queridos y uno de los seres humanos más hermosos", dijo por su parte Susan Schneider, la esposa de Williams.

Tras 63 años, Robin se caracterizó por dar vida a personajes que dejaron una enseñanza de aplicación en la vida diaria. En cada cinta buscó transmitir una dosis de felicidad, viendo el lado positivo de las cosas e intentando, desde la pantalla grande, aportar en algo para cambiar al ser humano.

Entre 1987 y 1991 Williams actuó en tres películas que le valieron una nominación al Óscar como mejor actor principal. La primera fue Good Morning, Vietnam. La segunda nominación la ganó por Dead Poets Society, y la tercera por The Fisher King.

En 1992 puso la voz la película de Disney: Aladdín, interpretando al genio de la lámpara. Durante el año 1995 interpretó a Alan Parrish en la película de aventuras Jumanji, basada en un relato infantil de 32 páginas publicado por Chris Van Allsburg.

Para el año 1996 actúa en el drama cómico Jack, donde interpreta a un niño de diez años que tiene una enfermedad que lo hace ver treinta años mayor. En 1998 da vida al doctor Hunter "Patch" Adams en la película Patch Adams, dirigida por Tom Shadyac con la cual ha recibido un centenar de críticas positivas por haberse convertido en el "doctor de la felicidad" con mayor referencia tanto en el cine como en la vida real.

Tiempo más tarde, para el año 1998, es contratado para actuar junto con Annabella Sciorra y 
Cuba Gooding Jr. en el drama What dreams may come. Este filme trata la vida de una familia en la que tanto el padre como los hijos mueren en un accidente de tráfico y la esposa, al no soportar más tal situación, decide acabar con su vida. El trabajo de Williams radica en emprender la búsqueda de su mujer y salvarla del inframundo. 

Ya en 1999 actúa en el drama cómico Bicentennial Man, interpretando al robot humanoide Andrew, que con el pasar del tiempo, trata de humanizarse y demostrar que las maquinas también pueden tener sentimientos.

Desde el principio de su carrera, Robin Williams luchó con gran sacrificio para conservar su personalidad única como humorista y convertirse, al mismo tiempo, en un excelente actor de carácter, pues su talento para cambiar la voz e imitar acentos le permitió hacer papeles hilarantes, como en Mrs. Doubtfire.

Participó en un alrededor de 74 producciones cinematográficas y 56 apariciones en diferentes programas de televisión; además se hizo acreedor de uno de los premios más importante del cine como lo es el Óscar, con la película Good Will Hunting (id. 1997) en la categoría mejor actor de reparto. Por otra parte, alzó galardones por nominaciones en los Emmy Awards, Golden Globes Awards y los Screen Actors Guild Awards.

Durante años interpretó papeles entrañables, divertidos, profundos. Sus frases en la pantalla grande quedarán en los corazones de millones de personas.

"El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida”. John Keating (Dead Poets Society).

¡Gracias por tanto, Robin! Paz a tu alma.

Pablo Torres Viloria

Crédito a los buhítos: