martes, 9 de septiembre de 2014

¡Se adelantó el intercambio!


Tradicionalmente se entregan en diciembre; pero el gobierno venezolano lo inició a principios de septiembre: el intercambio de ministerios.

Los expertos y la sociedad en general esperamos con temor cuáles serán las medidas económicas implementadas por el actual Jefe del Estado, para palear la crisis. No obstante, le dan tantas y tantas largas que a este paso las regulaciones las ejecutará un día antes de finalizar su mandato.


Cambiar a un ministro de un despacho para el otro, crearle un nombre rimbombante (caso Jaua con el Ministerio de las Comunas y Movimientos Sociales), establecer seis vicepresidencias aún cuando la CNRBV establece claramente la existencia de una sola vicepresidencia en el Poder Ejecutivo Nacional, entre otros; no solo aumentan la carga burocrática del gobierno, sino además ilustra claramente la falta de planificación para maniobrar en el caos.

Hay un amplio sector del país desesperanzado porque no vislumbra “salidas al problema”. Fusionaron algunos ministerios, sacaron a Ramírez de PDVSA para colocarlo en la Cancillería pero al final ¿será que aumentará la producción de alimentos, petróleo y minerales en el país?, ¿entenderemos de una vez por todas que las condiciones de los bienes son decisiones del mercado y no de un chafarote sentado en el Palacio de Miraflores?, ¿disminuirán los índices inflacionarios?, ¿castigarán a los miembros de la economía informal por el tráfico de productos o la reventa de los mismos? son preguntas circulantes en la mente de algunos ciudadanos y no son respondidas con estos cambios en el gobierno madurista.

Ya salieron los mismos jaletes de siempre, Maryclen Stelling y Luis Britto García, a “valorar positivamente los cambios”, cuando realmente aquí solo hubo un traspaso entre las cuotas de poder, nada trascendental, las mismas promesas de siempre, esa retórica avejentada con década y media echándonos el mismo cuento cuando lo más relevante de esta larga temporada es la consolidación de los advenedizos en el gobierno y entre las clases sociales.

Que a Ramírez lo hayan sacado del Ministerio de Petróleo y Minería luego de 11 años, no interesa, pensemos si acaso el hombre se ha marchado a sus vacaciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores con las manos vacías. 

Me niego a creer en un gobierno que solo hace enrosques. Allí esta Jesse Chacón ¿Por cuantos ministerios no se ha paseado? Y ¿cuáles en realidad han guardado relación con su profesión? Ese es el mayor problema del gobierno, cualquiera hoy es ministro, y sino detallemos a Héctor Rodríguez que ni siquiera proviene del magisterio venezolano o a Antonio Álvarez cuyo único atributo para gerenciar el despacho de la Juventud es haberle hecho loas al gobierno desde cualquier tribuna.

De manera tal que nuestro gobierno continúa en esa vergonzosa manía de hablar mucho y hacer muy poco, o lo que es igual “mucho chicle y poca bomba”. 


Gabriel Rodríguez

Crédito a los buhítos: