viernes, 7 de noviembre de 2014

Militares vs Civiles



La noticia del momento: sale mejor ser chafarote que pasar toda la vida estudiando, dirigir un hospital o ejercer la docencia universitaria. De acuerdo a Últimas Noticias el militar de mayor rango devengará Bs. 24.892, 56; sin incluir las primas. Mientras, un médico director de hospital a 6 horas de dedicación, recibe casi Bs. 8.000. Finalmente el caso más deprimente: un profesor titular a dedicación exclusiva, ascendido gracias a trabajos de investigación, con estudios de 4to, 5to y hasta 6to nivel recibe más de Bs. 15.000.



Imagen Cortesía de Últimas Noticias

Utilizando la retórica presidencialista ¿es esto justicia-justa sr. Maduro?

A diferencia de algunos políticos yo sí pienso que a un militar no debería otorgársele un incremento salarial frecuente como ocurre en Venezuela. No lo hacen porque desempeñan un trabajo eficiente, o porque son hombres honorables, veladores de la seguridad del país. Por el contrario, un militar es como una prostituta que lleva por zapatos la constitución y las leyes.

Nadie puede hacerse el desentendido, a los militares les aumentaron porque el país va de mal en peor y quieren tenerlos felices recurriendo al popularmente denominado “bozal de arepas”. El año que viene habrá hambre pareja. 

La crisis será peor que en los 90 porque siquiera en aquel momento las oportunidades para la clase profesional aún se mantenían, a pesar de las dificultades eso sí, con la empresa privada.

Hoy en Venezuela hablar de empresa privada es un chiste. Avergüenza, es una burla. Los talentos se van y aquí el Presidente de la AN aduce que son “apátridas, antinacionalistas e innecesarios” y el Primer Mandatario Nacional recurre a la tesis del “sabotaje imperial”. Pero lo más patético es su partida a naciones latinoamericanas, con sistemas equilibrados, fuertes, economías pujantes, huyen del horror en el que se ha convertido el país.

Duele la ida de docentes universitarios hacia instituciones privadas latinoamericanas. No en autónomas, ¿y la razón? Más de 7 mil Dólares por concepto de salario mensual y otros beneficios.

Aquí han aludido una y otra vez a la considerada “Biblia del Idiota Latinoamericano”. Es laureado texto titulado Las Venas Abiertas de América Latina de Eduardo Galeano, el propio autor en los 70 dijo: “las universidades latinoamericanas forman, en pequeña escala, matemáticos, ingenieros y programadores que de todos modos no encuentran trabajo sino en el exilio: nos damos lujo de proporcionar a EEUU nuestros mejores técnicos y científicos más capaces, que emigran tentados por altos sueldos y las posibilidades abiertas en el norte a la investigación”.


Imagen Cortesía de Aporrea

Qué conveniente resulta siempre leer los párrafos más agradables, porque jamás ni el propio Chávez se refirió a esta crítica del autor. Los civiles venezolanos, sobre todo los profesionales de alto nivel, no se marchan porque “quieren ser millonarios”. Se van en busca de la compra de la vivienda de su preferencia, les garantizan protección, los viajes como conferencistas se los cancelan y el salario les permite engrosar cómodamente la clase media, hoy inexistente en el país.

De manera que yo sí me niego rotundamente a que los militares venezolanos devenguen tales salarios cuando su única “obra buena” es permitir que las autoridades del Estado se aseen con la constitución; mientras a los civiles profesionales y no profesionales ya no les alcanza ni para comprar enseres básicos.



Gabriel Rodríguez

Crédito a los buhítos: