miércoles, 15 de mayo de 2013

La oposición también viajó



En vista de la gira emprendida por el actual jefe del Estado, sus disidentes decidieron, al igual que él, recorrer varios países del continente americano con la finalidad de pedir la colaboración de la comunidad internacional para que intermediasen en la crisis política actual del país; caracterizada por la criminalización de la protesta, el desconocimiento de los derechos de los parlamentarios, la negación de una auditoría completa a los resultados de las elecciones del 14A, entre otros.

Leopoldo López fue quien encabezó muchos de estos actos, básicamente en los realizados por Latinoamérica, reuniéndose con diputados del Perú, Argentina, Uruguay y Panamá, principalmente. Por otra parte, una comisión de la MUD se dirigió a la CIDH con el propósito de demandar al estado venezolano por las razones mencionadas al inicio de este texto, otro grupo solicitó a la OEA la activación de la carta democrática y el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma sostuvo encuentros con los regentes municipales más importantes de EEUU.


En este contexto podríamos señalar que la oposición busca promover en todo el continente, especialmente en los países del sur, una campaña contra el gobierno actual, fundamentándose en delitos de conocimiento público y notorio; en el cual la comunidad internacional pudiese presionar para alivianar estos conflictos. Así como también, lograr la poco probable repetición de las elecciones. Hubo casos realmente sorprendentes en donde una mayoría parlamentaria apoyó lo dicho por el Dr. Leopoldo López; sin embargo la última palabra siempre la tendrán los representantes de las instituciones en el país y ya sabemos cuál es su orientación.

Desde el sector oficial se manejaron toda una serie de descalificativos e improperios contra las acciones desarrolladas por los dirigentes opositores bajo la excusa de una
“injerencia extranjera”; cabe destacar que Venezuela está adscrita a la OEA, organismo que debe velar por el cumplimiento de tratados y acuerdos; y si estos notan ciertas irregularidades pues deben manifestar su desacuerdo y recomendaciones.

Ayer se hacía un balance de la gira de Maduro y hoy quisiera ser muy enfático al señalar que los problemas de un país deben resolverse en él. Esta parcialización de las instituciones, el acometimiento de delitos sin castigo, el uso de todo un aparato comunicacional para acusar y señalar al otro, la victimización o la justificación de lo injustificable no hace más que convertirnos en una sociedad de idiotas que no racionalizan lo ocurrido en su entorno tan solo porque su fanatismo y pasión partidista se los impide.

Perfecto, no podemos negar que la comunidad internacional es importante pero acaso ¿creen ustedes que harán mucho?, más aún si Venezuela goza de cierta inmunidad para proferirle críticas por parte de las naciones del mundo. Todos como ciudadanos debemos reflexionar y dar un ¡hasta aquí! cuando sea necesario hacerlo, más allá del amor enfermizo que podamos sentir por el oficialismo o la oposición.

Crédito a los buhítos: