martes, 19 de marzo de 2013

¿Ser gay es malo?



A lo largo de los últimos 14 años hemos escuchado expresiones como: ser rico, burgués y de derecha es malo. Ahora, pareciera que ser gay también lo es. Muchas son las razones para creerlo. La biblia repudia esta orientación, por ende las religiones, las familias más conservadoras y en algunas culturas aborígenes.

Traigo este tema el día de hoy en vista de la fuerza dada por los contendores de Capriles a este tema. En la política cualquier cosa es válida, aunque por el contrario debiera fundamentarse en valores éticos. Nadie se ha dado cuenta que más allá de la veracidad de esta matriz tejida alrededor del candidato, se está manifestando un profundo y retrógrado comportamiento homofóbico.

Sabemos perfectamente de la vasta cantidad de dirigentes gubernamentales a los cuales les encanta descalificar a sus oponentes, formando rumores vinculados a su orientación sexual. Sean estos ciertos o no, lo importante es preguntarnos si acaso el homosexual no vota, no representa un target, no tienen familias, amigos y demás personas que por solidaridad y en un acto de profunda reflexión podrían darse cuenta de la enorme discriminación puesta en práctica tanto en discurso como acción.  

La verdadera izquierda, la revolucionaria, evolutiva y open mind promueve transformaciones para incluir a todos los grupos y actores sociales. Desde hace más de una década se nos viene diciendo que estamos viviendo un Estado social totalmente nuevo e incluyente. Pero y entonces ¿por qué la orientación sexual de alguien debe ser un argumento negativo?

Quienes a lo largo de la historia han visto mal la orientación homosexual son precisamente grupos radicales de derecha, sin embargo notamos como es la izquierda (quienes deberían defenderlos) la arremetedora en Venezuela. Los seres humanos, ahora, también deben ser juzgados por lo que hacen de forma privada con su cuerpo y su vida. Les recuerdo a todos lo establecido en el artículo 60 de nuestra Carta Magna sobre la garantía del derecho a la imagen y al honor.

Los gays son personas con los mismos rasgos físicos del resto de sus semejantes, solo que en cuanto a deseo sexual difieren y ¿es la razón para amedrentarlos? Cualquiera puede hacer con su cuerpo lo que considere conveniente, siempre y cuando no le haga daño a otros.

Yo me pregunto si entre las mentes brillantes, trabajadoras, pensadoras y profesionales de la Tierra no hay homosexuales. Les invito a leer las biografías de individuos como Federico García Lorca, Alejandro Magno, Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel y Oscar Wilde, por tan solo darles una pequeña lista, para que determinen cómo cambiaron al mundo y las áreas en  las cuales se desarrollaron, en las cuales su orientación no fue impedimento para su éxito. 

Seguirás pensando entonces que ¿ser gay es malo?




Crédito a los buhítos: